Intervenidos en Segovia 300 kilos de alimentos y 46 botellas de alcohol distribuidos de forma irregular

La operación 'Opson VI' tiene como objetivo garantizar la seguridad alimentaria de los consumidores.

Agentes del Seprona de la Guardia Civil de Segovia intervinieron 300 kilogramos de alimentos y 46 botellas de bebidas alcohólicas durante la operación 'Opson VI', que tuvo como objetivo garantizar la seguridad alimentaria de los consumidores.

  

En el periodo previo a las fiestas navideñas, se ha detectado en algunos comercios la presencia de productos alimenticios de otros países que no reunían los requisitos legales para su comercialización.

  

Así, en el marco de este operativo, durante la semana del 8 al 14 de diciembre agentes del Seprona e inspectores del Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social de la Junta de Castilla y León inspeccionaron de forma conjunta 30 establecimientos en la provincia, entre almacenes de distribución de alimentos y tiendas de venta directa al consumidor.

  

Como resultado, se formularon 13 denuncias administrativas por infracciones, entre ellas la no conservación de los alimentos a la temperatura indicada, la carencia del etiquetado en castellano de los productos expuestos para la venta o la venta de bebidas alcohólicas sin precinto, lo que incumple la normativa fiscal de impuestos especiales.

  

Entre los productos intervenidos figuran 83 cajas de té; 19 cajas de colorante; 13 cajas de azúcar; 31 cajas y 22 bandejas de dátiles; 100 kilos de varios productos como queso, embutidos envasados o lácteos que no se retiraron de la venta por ser aptos para el consumo; 30 kilos de sopas de sobre y conservas; 69 bolsas de pasta; 40 botellas de bebidas alcohólicas; 14 botellas de whisky, y dos botellas de aguardiente.

  

Gran parte de los alimentos retirados para su venta van a ser destruidos por etiquetado y trazabilidad incorrectos, mientras que otros serán etiquetados correctamente y se comercializarán nuevamente.