Interior quiere mejorar la seguridad en las escuelas en el uso de Internet

El ministerio del Interior, a través de la Secretaría de Estado de Seguridad, pondrá en marcha próximamente el nuevo 'Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos' con el que pretende proteger a los jóvenes de los riesgos derivados del uso de Internet y las nuevas tecnologías.

Según Interior, esta iniciativa pretende mejorar la convivencia y la seguridad en el ámbito escolar ya que, además de reforzar las medidas ya existentes en cuanto información, formación, prevención de actos violentos, comportamientos racistas y xenófobos y otros relacionados con las drogas, persigue potenciar las actuaciones preventivas en relación con los riesgos a los que se ven sometidos los menores y los jóvenes con respecto al uso de Internet y las nuevas tecnologías.

 

Por ello, el nuevo plan integra las actuaciones previstas en el 'Plan Estratégico de Respuesta Policial al Consumo y Tráfico de Drogas en los Centros Educativos y sus Entornos' y el 'Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad Escolar', cuya aplicación, según Interior, ha sido "altamente satisfactoria". El ministerio añade que el nuevo texto, que tendrá carácter permanente, garantiza un tratamiento "coordinado e integral" de los problemas de seguridad relacionados con menores y jóvenes en este ámbito.

 

Así, el 'Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos' tiene por objetivo responder "de manera coordinada y eficaz" a las cuestiones relacionadas con la seguridad de los menores y jóvenes en la escuela y su entorno, por lo que fortalecerá la cooperación policial con las autoridades educativas.

 

De la misma manera, el nuevo texto busca mejorar el conocimiento de los menores y jóvenes sobre los recursos policiales para la prevención de la delincuencia y protección de las víctimas, y sobre cuestiones de seguridad ciudadana, como acoso escolar, bandas juveniles, acceso a drogas y alcohol, vandalismo, violencia sobre la mujer, xenofobia o racismo, especialmente a través de Internet y las nuevas tecnologías.

 

Además, las unidades especializadas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la detección de delitos a través de la Red crearán un archivo conjunto que recogerá indicaciones actualizadas sobre el uso seguro de las nuevas tecnologías e Internet.

 

Otro de los objetivos del nuevo plan pasa por contribuir a la formación de los alumnos en el respeto a los derechos y libertades fundamentales, y en los valores de dignidad e igualdad entre hombres y mujeres.

 

Asimismo, se incrementará la vigilancia policial en las inmediaciones de los centros escolares para prevenir y combatir el tráfico, consumo y tenencia de drogas, así como todo tipo de conductas violentas relacionadas con los menores y los jóvenes, para mejorar la seguridad global tanto en los centros escolares como en su entorno.

 

Igualmente, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado fomentarán la denuncia de los casos de explotación sexual en la infancia por lo que reforzará la colaboración policial y el incremento de información para la persecución de estos delitos, y se potenciará la colaboración y coordinación con las autoridades educativas y otras instituciones para la identificación de este tipo de hechos, así como para la derivación y atención de las víctimas.

 

El presente Plan también incorpora expresamente a sus actuaciones la difusión del contenido del Protocolo Facultativo de la Convención de los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de los menores en la pornografía, elaborado en Nueva York el 25 de mayo de 2000.

 

COORDINACIÓN A NIVEL NACIONAL Y PROVINCIAL

 

Para la coordinación y desarrollo del Plan, las direcciones generales de la Policía y de la Guardia Civil nombrarán a dos responsables, uno de cada cuerpo, para coordinar su desarrollo a nivel nacional. Además, los órganos territoriales de ambas direcciones generales designarán, en cada provincia, y en aquellas localidades en las que se determine, a un experto policial por cada Cuerpo.

 

Todos los responsables de la ejecución del nuevo plan transmitirán periódicamente a la Secretaría de Estado de Seguridad el seguimiento y el control de los resultados del mismo, mientras que las Delegaciones del Gobierno y las Subdelegaciones realizarán reuniones conjuntas de coordinación y tomarán las decisiones que estimen convenientes para el mejor cumplimiento de los objetivos del Plan.