Interceptados 730 kilos de hachís en una embarcación de recreo en la costa granadina

Una operación conjunta de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria ha permitido interceptar 730 kilos de hachís cuando iban a ser introducidos a territorio español mediante una embarcación de recreo a través de la costa de Motril (Granada).
MOTRIL (GRANADA), 23 (EUROPA PRESS)

Una operación conjunta de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria ha permitido interceptar 730 kilos de hachís cuando iban a ser introducidos a territorio español mediante una embarcación de recreo a través de la costa de Motril (Granada).

Una barca nodriza que partió de Marruecos alijó la droga en alta mar para ser posteriormente trasladada hasta el litoral granadino con una lancha a motor y así no levantar sospechas. No obstante, ante el peso de la droga, la embarcación comenzó a hacer agua y sus dos tripulantes se lanzaron por la borda para llegar a tierra en una tercera embarcación que aguardaba fondeada junto a la costa, tras lo que acabaron detenidos.

Diversas investigaciones desarrolladas por los agentes de la UDYCO de Almería dieron como resultado el conocimiento de un inminente transporte de hachís que se llevaría a cabo en algún punto del litoral granadino. Además, los agentes tuvieron noticias de que el traslado de la droga podría producirse a unas veinte millas de la costa, por lo que se inició un dispositivo a lo largo de la zona para detener a los narcotraficantes y se solicitó apoyo del Servicio de Vigilancia Aduanera.

Fruto de este dispositivo, se detectó una embarcación recreativa que realizaba maniobras extrañas y seguía una trayectoria poco habitual, lo que levantó las sospechas de los investigadores, según informa en una nota la Policía Nacional.

La lancha había sido cargada de hachís en alta mar desde una nave nodriza que transportaba la droga desde Marruecos. Tras realizar un seguimiento de la embarcación, se pudo observar que la línea de flotación de la misma se encontraba muy por debajo de lo normal y hacía aguas, lo que levantó las sospechas de que pudiera cargar con un sobrepeso.

Al percatarse los tripulantes de que en la embarcación estaban entrando grandes cantidades de agua debido al peso de la droga, éstos arrojaron varios fardos de hachís al mar sin conseguir solucionar el problema con esta medida, por lo que decidieron tirarse al mar para llegar hasta una embarcación que se encontraba fondeada junto a la costa de Motril y en la que pensaban llegar hasta tierra.

En el momento en el que los individuos se aproximaban a tierra, los agentes procedieron a su detención así como a la inspección de la embarcación recreativa, donde se hallaron ocultos en su interior numerosos fardos de hachís, con un total de 730 kilos.

La investigación ha sido llevada a cabo por la UDYCO de la Comisaría Provincial de Almería, el Grupo de Estupefacientes de Policía Judicial de la Comisaría de Motril, y el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria de Motril.