Intento por regresar a la elite

QUE NO SE ESCAPEN. En su intento por hacer la goma, la UDS tratará de mantenerse lo más cerca posible de Celta y compañía.
TERESA SÁNCHEZ
El Salamanca se ha pasado buena parte de la primera vuelta inmerso en los puestos que permiten disputar el play off a final de temporada y, tras una semana fuera, el deseo general es regresar de nuevo a una zona que no sólo ilusiona sino que además queda muy lejos de la de peligro que no quiere ver ni en pintura el conjunto blanquinegro. Estar entre la elite pasa por sumar y si es a domicilio, y en un campo como el del Celta, incluso sería más satisfactorio.

No es una salida fácil la del conjunto blanquinegro, que cayó en su último partido a domicilio frente al Elche, puesto que en Vigo no consigue vencer desde hace 19 años y el conjunto celeste tiene en sus partidos como local su principal punto fuerte. Pese a ello ganar y volver a ser el equipo visitante que se temía en el arranque liguero es la intención, aunque un empate y alcanzar el parón de Navidad con 25 puntos tampoco estaría mal visto.

El equipo que jugó frente al Rayo Vallecano dio la cara y por eso es previsible que Óscar Cano no toque nada más que lo necesario. De esta forma la duda se centraría en cuál será la decisión respecto a la demarcación que ocuparán Arbilla y Zamora en la retaguardia. Que uno sea lateral y el otro central puede depender de los delanteros que introduzca el Celta, aunque tanto uno como el otro han dado sobradas muestras de poder responder bien en ambas demarcaciones. Al margen de la defensa, y de la posibilidad de que esta vez sea Juanjo el que entre por Marcos Márquez para ocupar la delantera, no se esperan demasiadas novedades más.

Habrá que ver cómo responden en otro nuevo examen a domicilio y seguro que también habrá mucha atención en la labor del colegiado después de una semana en la que se ha hablado mucho sobre las decisiones que han perjudicado a la UDS.

Cano vuelve al banquillo
Después de ver los dos últimos partidos desde la grada, el técnico salmantino regresa a su espacio natural, el banquillo. El granadino ya ha cumplido los dos partidos de sanción que le impuso el Comité de Competición y de esta forma podrá cerrar el año dirigiendo al equipo a pie de campo.

Lo hará en Balaídos, un campo donde al Salamanca le ha costado mucho sacar puntos pero que aun así es especial para alguno de los futbolistas de la Unión como Biel Ribas que fue allí donde disputó su primer encuentro con la camiseta blanquinegra. Lo hizo tras llegar en el mercado de invierno con Alberto y Pagola lesionados y fue un debut con buen pie porque el encuentro acabó a cero sin goles y con buenas paradas por su parte.