Intensidad, motivación, dobles sesiones y ‘el Gordo’ en estado puro sobre el césped

EL ‘REACTIVADOR’. Llegó el primero al campo, se fue casi el último y trabajó especialmente el repligue y el remate a puerta
T. S. H.

D’Alessandro casi no paró un segundo durante los algo más de 90 minutos que duró su estreno. Llegó el primero al campo donde esperó a sus jugadores y allí charló con alguno de ellos de manera individualizada –concretamente departió unos minutos con Salva Sevilla, Jurado y Gañán–. Después una breve charla con todo el grupo y a trabajar con el balón. Rondos en los que tanto él como su ayudante, Pablo Zegarra, estuvieron muy encima de los jugadores, y movimientos de ataque y repliegue fueron los ejercicios que presidieron una sesión en la que se pudo observar cómo no paró de corregir a unos jugadores a los que se observó especialmente motivados con respecto a las últimas semanas.

Posteriormente, y mientras el resto del plantel estiraba, se apartó a varios hombres de ataque –Cuéllar, Kike, Laionel, Despotovic, Linares, Azkorra y Akinsola–, y los dos porteros para realizar diferentes ejercicios de disparos a portería de dimensiones reducidas. Después de eso hubo alguno que acabó, como se dice coloquialmente, con la lengua fuera.

Eso sí, tiempo de recuperación, el justo porque por la tarde de nuevo tuvieron que volver al trabajo. Jorge D’Alesandro ha programado doble sesión hasta el jueves –viernes y sábado entrenarán sólo por la mañana después de una semana en la que no habrá descanso–. Serán entrenamientos a puerta cerrada y por líneas para, según explicó, reforzar y compartir las ideas tácticas sobre las que quiere basar el juego de la Unión. Otra de las novedades que pretende introducir el técnico es la de recuperar los partidos frente al filial, algo que ya era habitual en su anterior etapa como entrenador.