Iniesta se sincera: "El Mundial fue un punto de inflexión; quería dedicárselo a Dani Jarque"

Iniesta detail

El futbolista del FC Barcelona y de la selección española ha repasado su vida personal y deportiva en 'El Transistor' de Onda Cero, con José Ramón de la Morena.

El centrocampista del FC Barcelona Andrés Iniesta ha asegurado que la victoria en el Mundial de Sudáfrica, en la que España se impuso con un gol en la prórroga del manchego, fue para él "un punto de inflexión como jugador y como persona", además de "un impulso enorme" en una etapa en la que lo estaba pasando mal.

 

"Ese año que tan mal empieza acaba bien. El Mundial ha sido un punto de inflexión como jugador y como persona. Si las cosas hubiesen salido mal no sé dónde estaría. Fue un impulso enorme; las cosas que me pasaron tras eso fueron las mejores de mi vida", señaló en una entrevista al programa 'El Transistor' de Onda Cero.

 

Además, confesó que la camiseta de dedicatoria al fallecido Dani Jarque era para una posible celebración final, y que no esperaba marcar el gol del triunfo. "Tenía ganas de dedicarle el Mundial. El guion final nadie lo podía imaginar", indicó.

 

En un repaso por su vida, acompañado por su padre y su mujer, el manchego recordó los primeros años de su vida en Fuentealbilla. "Yo era muy familiar, estaba en un pueblo, con mi familia y mis amigos, iba a todos los sitios andando", rememoró, además de asegurar que su primera reacción a marcharse a Barcelona fue negativa.

 

"Cuando dices que el peor día de tu vida lo pasaste en la Masía es muy fuerte", indicó, recordando su primera noche, pero se muestra orgulloso de su paso por ahí. "La Masía es mi casa. Allí he forjado lo que hoy en día soy, lo que me han enseñado mis padres lo he potenciado en la Masía", añadió.

 

El internacional español relató también cómo recibió la llamada para entrenar con el primer equipo. "Carles Naval llamó a la Masía y me dijo que tenía que ir a entrenar al día siguiente con el primer equipo, que Serra Ferrer quería verme", dijo. "Pasó Luis Enrique y bajé con él a vestuarios", explicó sobre su primer entrenamiento.

 

Tras aquello, debutó con el holandés Louis van Gaal contra el Brujas. "Era el sueño que llevaba imaginando durante muchos días. Van Gaal, desde el primer momento, fue una persona honesta, muy importante para mí, que se atrevió a dar el paso", manifestó.

 

También recordó la final de Liga de Campeones ante el Arsenal; Frank Rijkaard decidió dejarle en el banquillo. "Lo pasé mal cuando dio la alineación. Fue un día de contrastes", afirmó. Cuando salió perdían 1-0. "Salió todo muy bien, los cambios fueron decisivos y tuvimos mucha incidencia en el juego", subrayó.

 

Por otra parte, lamentó la utilización que se hizo de su figura en el verano de 2006, cuando Juan Palacios era candidato a la presidencia del Real Madrid y llevaba como entrenador a Juan Antonio Camacho. "Me vi en una situación que no fue agradable. Se dijeron muchas cosas, muchas tonterías, y no apetece recordarlas", aseveró.

 

Además, confesó que atravesó una etapa depresiva antes de nacer su hija. "Tienes todo lo tangible, pero entras en una cadena en la que un día no te encuentras bien, otro tampoco, situaciones distintas... Es un cúmulo de situaciones en el que llegas a un día en el que necesitas algo para salir. No es fácil para tu entorno", indicó.

 

"El día que sienta que no estoy capacitado para rendir en este club me iré. Me encuentro mejor que cuando tenía 26 años. Tengo contrato hasta los 34 años, pero el tiempo a todos nos corre en contra", dijo sobre su futuro en el FC Barcelona.

 

Por último, Iniesta habló también de los pitos que recibe siempre en San Mamés tras provocar un año la expulsión de Amorebieta. "La gente expresa lo que siente. Cuando me aplauden es porque les despierta una cosa. La gente de Bilbao entiende que provoqué una situación. Yo estoy encantado de jugar ahí", concluyó.