Inglaterra llega renovada para aspirar al título con Vardy y Kane al frente

Vardy, delantero inglés de moda

La selección de Inglaterra quiere aprovechar la Eurocopa 2016 para romper la crisis de títulos levantando el primero continental, sólo el segundo después del Mundial de 1966.

 

FICHA TÉCNICA


-Participaciones en Eurocopas: Diez (1968, 1972, 1980, 1988, 1992, 1996, 2000, 2004, 2012 y 2016).

-Títulos: Ninguno.

-Mejor resultado: Semifinalista (1968, 1996).

-Palmarés: Un Mundial (1966).

-Cómo se clasificó: Primera del Grupo E.

Roy Hodgson permite soñar al combinado de los 'pross' con reinar en el Viejo Continente gracias al resurgir de nuevas generaciones con hambre y mucho potencial. Cuatro años de caras nuevas, de debutantes que no han dejado de engrosar la ecuación inglesa hasta escasos días antes de la Eurocopa.

Sin embargo, la discreta actuación internacional de los ingleses ha ido siempre precedida por un optimismo poco correspondido con resultados. Aferrados a la figura de Wayne Rooney, histórico goleador del combinado nacional, con buenos jugadores especialmente en el centro del campo y una defensa experimentada, los inventores del fútbol cuentan como fracasos sus últimos torneos.

De hecho, en el histórico de la Eurocopa Inglaterra goza de dos semifinales (1968 y 1996) como mejor resultado. En la última edición, en Polonia y Ucrania 2012 y después de no estar en la fase final de 2008, los británicos se quedaron en cuartos de final ante Italia. Además, en el pasado Mundial de Brasil, no lograron pasar de una complicada fase de grupos con la 'Azzurra', Uruguay y Costa Rica.

Hodgson ha hecho los deberes e Inglaterra, a pesar de bajas como Oxlade-Chamberlain o Danny Welbeck, llega a Francia con un equipo de garantías que busca consagrarse en el primer torneo para muchos. A priori, un Grupo B con Gales, Rusia y Eslovaquia no debería ser un problema para el primer paso de una de las aspirantes.

KANE Y VARDY, EL GOL ASEGURADO

Hodgson ha sabido rearmar un país que llega al verano tras una revolución en la Premier, la temporada del 5.000 a 1 (por las apuestas) del Leicester, la ciudad que dio la campanada ante los 'grandes', United, Chelsea, Arsenal y City. El Tottenham de Mauricio Pochettino fue el aspirante al título que suspiró por el tropiezo de los 'foxes' que nunca llegó.

Entre los dos protagonistas de la liga surgen los dos nombres propios de Inglaterra. Por un lado está el delantero de los 'spurs', un Kane que terminó como 'pichichi' con 25 goles. El 'sucesor' de Gareth Bale en el conjunto londinense demostró un año más su calidad, con su característico disparo arqueado por una rosca capaz de ver puerta desde los ángulos más complicados.

Kane, que en 2015 fue nombrado 'Mejor Jugador Joven' de la Premier, debutó el año pasado en una selección en la que apunta como primera referencia ofensiva. Sus números de récord en el club de Londres son una garantía para su país, con el especial aliciente de debutar en un torneo importante.

Por otro lado está el resurgir de Vardy, jugador que se encontraba en 2011 en la séptima división inglesa, con 24 goles, y que asegura más pólvora en el cuadro británico. El del Leicester es un auténtico 'killer', con velocidad y una definición depurada, para resolver con gol cualquier balón que se encuentre en el camino.

Ambos han complicado incluso la convocatoria a Rooney, máximo goleador de la historia de su país que juega por primera vez un papel secundario. Junto con Kane, el Tottenham da forma al equipo de Hodgson con otros cuatro jugadores que apuntan al once: los laterales Danny Rose y Kyle Walker, y los centrocampistas Eric Dier y Dele Alli. Mucha calidad y juventud, como la que aporta el Liverpool con otros cinco jugadores.

HODGSON, A HACER HISTORIA CON SU PAÍS

El técnico inglés cumple cuatro años al frente de su país después de que se hiciera con el cargo 'in extremis' de cara a la pasada Eurocopa, con la salida polémica de Fabio Capello por el caso Terry. Hodgson tuvo que apagar el fuego abierto por la designación del jugador del Chelsea como capitán de la selección.

La federación no aceptó la decisión del italiano, con Terry pendiente de unas acusaciones racistas contra los Ferdinand, y Capello dejó su cargo. Hodgson llegó entonces a un mes de Polonia y Ucrania. La mano del que fuera entrenador del Inter de Milán o Liverpool se dejó notar y cerca estuvo de la mejor clasificación histórica de los suyos, cayendo en los penaltis.

Como técnico de clubes, el de Croydon vivió sus mejores años de entrenador al frente del Inter y el modesto Fulham, equipos a los que llevó a sendas finales de la Europa League (1997 y 2010). En su segundo torneo con Inglaterra no tuvo fortuna, encuadrada en el grupo de la muerte de Brasil para caer en primera fase.

Con una experiencia cercana a los 40 años en los banquillos, Hodgson se ha esmerado ahora en explotar al máximo las características del fútbol británico. Para ello, en los últimos dos años ha hecho debutar a una decena de jugadores hasta lograr un pleno de victorias camino a Francia 2016.

 

Noticias relacionadas