Inglaterra, incapaz frente a un rival sin ningún recurso

DOMINIO INFRUCTUOSO. Los ingleses apenas pusieron a prueba al portero argelino. portero. Capello optó por James y defenestró a Green
EFE / Johannesburgo

Inglaterra se tuvo que conformar con un empate sin goles ante Argelia como consecuencia de su propia incapacidad para saber ganar el partido, ya que enfrente tuvo un equipo sin recursos, que sólo en la primera mitad dispuso de alguna opción de decantar el encuentro a su favor.

Ni en la primera, ni en la segunda parte estuvieron los ingleses a la altura de lo esperado, por lo que sólo la falta de recursos de su oponente permitió que sumaran un punto en un partido muy pobre por parte de ambos contendientes. La selección inglesa se aproximó con timidez y de forma aislada durante la primera parte a la portería del equipo argelino, pero fue el conjunto africano el que llevó el peso del juego en este periodo. No dejó de demostrar Argelia algunas de sus limitaciones y fue incapaz de crear verdaderas ocasiones de gol, a pesar de controlar el encuentro, imponer su ritmo y de maniobrar bien con el balón. En definitiva, no pasó de conseguir que los ingleses se sintieran incómodos sobre el terreno de juego.

Los dos porteros, James en Inglaterra en sustitución del defenestrado Green, y Mbolhi en Argelia, en lugar de Chaouchi, apenas tuvieron que intervenir en acciones de peligro durante todo el encuentro.

El dominio territorial y la posesión del balón fue suficiente para que Argelia albergara esperanzas de marcar, pero éstas nunca se vieron acompañadas de oportunidades claras ante una Inglaterra que estuvo por debajo de lo esperado.