Informe favorable del CSN a Berkeley para seguir adelante con la explotación de Retortillo

Instalaciones de Berkeley en Retortillo (Foto: Jesús Cruz).

La mina de uranio de Berkeley en Retortillo sigue su proceso con el informe favorable del Consejo de Seguridad Nuclear a otorgar una autorización previa que confirma la idoneidad del emplazamiento y que es paso previo para conseguir la autorización de construcción.

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en su reunión de 8 de julio ha emitido informe favorable para el otorgamiento de la Autorización Previa o de Emplazamiento de la Planta de Tratamiento de Retortillo. Dicho informe, que es preceptivo y vinculante para el otorgamiento de la Autorización Previa por parte del Ministerio de Industria, contiene además los limites y condiciones necesarios y las ITC complementarias para presentar la solicitud de Autorización de Construcción que es la fase siguiente del licenciamiento según lo establece el Reglamento sobre Instalaciones Nucleares y Radiactivas (‘RINR’).

 

La Autorización Previa o de Emplazamiento, según la define el RINR, es un reconocimiento oficial del objetivo propuesto y de la idoneidad del emplazamiento elegido, cuya obtención faculta al titular para solicitar la Autorización de Construcción de la instalación e iniciar las obras preliminares de infraestructura que se autoricen.

 

En el informe emitido por el CSN, se detalla el condicionado que se debe cumplir para proseguir el proceso de licenciamiento. Según ha anunciado el CSN, dicho condicionado incluye la necesidad de presentar el Estudio Preliminar de Seguridad, el Programa de Vigilancia Ambiental Pre-Operacional y el Estudio Analítico Radiológico, documentos que la empresa tiene ya muy avanzados y que según lo establecido en el artículo 17 del RINR, preceptivamente han de acompañar a la solicitud de Autorización de Construcción.

 

El informe del CSN constituye un hito muy relevante en el proyecto que Berkeley viene desarrollando en el occidente de Salamanca, en los términos municipales de Retortillo y Villavieja de Yeltes, ya que permitirá al Ministerio de Industria otorgar la Autorización Previa y posteriormente a la empresa solicitar la Autorización de Construcción, cuya documentación anexa está ya lista para ser presentada en prácticamente toda su extensión.

 

 

PERMISOS DE LA JUNTA

 

Previamente, en abril de 2014, la Consejería de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León otorgó a Berkeley Minera la Concesión de Explotación, que supuso además la aprobación del Plan de Explotación y los Planes de Restauración y Clausura para la explotación del yacimiento de Retortillo. Con anterioridad, el proyecto también había obtenido la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León así como el informe favorable del CSN en materia de protección radiológica para el otorgamiento de la concesión.

 

En paralelo al informe favorable del CSN, la Comisión Europea emitió también el pasado mes de mayo un informe favorable al proyecto de Retortillo en el que resaltaba los progresos realizados por Berkeley Minera en el cumplimiento de las obligaciones de comunicación a la UE que establece el artículo 41 del Tratado del Euratom.

 

Al tiempo destacaba que el proyecto de Retortillo responde a la estrategia energética de la UE: “La estrategia de energía de la UE tiene entre sus principales objetivos proporcionar un suministro energético seguro y fiable; y crear una energía sostenible que ofrezca precios de energía asequibles; y crear una energía sostenible reduciendo la emisión de los gases de efecto invernadero.  La electricidad producida a partir de las centrales nucleares constituye un suministro de electricidad de carga de base fiable y de bajas emisiones, que desempeña un papel importante en la seguridad energética. El mercado global de suministro de uranio es estable y muy diversificado pero la UE depende en gran medida de las importaciones”.  En su informe, la UE subrayaba además que el proyecto de Berkeley Minera es apropiado para satisfacer la demanda de uranio e impulsar su producción en la UE, duplicando así sus niveles de producción actuales.

Noticias relacionadas