“Indignación”, “malestar” y “mucha rabia” entre los alcaldes de los más de 100 municipios que se quedan sin ayudas al empleo

Se trata de localidades de menos de 200 habitantes que no llegan a los 10 parados que dan derecho a recibir estas subvenciones, de las que sí se beneficiarán más de 1.000 municipios en la región

Las ayudas de la Junta de Castilla y León para el fomento de la creación de empleo han levantado ampollas entre los alcaldes de los municipios que se han quedado fuera de las mismas por no tener los 10 parados que exigía esta línea de subvenciones.

 

Se trata de localidades de menos de 200 habitantes, más de 100 en la provincia, ya que las ayudas se han destinado a 219 ayuntamientos para un total de 586 trabajadores y más de 2,9 millones de euros.

 

TRIBUNA ha podido hablar con varios de los alcaldes que se han quedado sin las ayudas pero que también cuentan con parados entre sus habitantes y su sensación es de “abandono, indefensión, malestar y rabia”.

 

“Nos sentimos marginados por completo, abandonados… ésta es la puntilla para el mundo rural en Salamanca”, señala uno de los alcaldes que no ha visto “ni un duro”. “Es una subvención discriminatoria por completo”, destacan otros.

 

“Si a la Junta se le llena la boca con el mundo rural y su supervivencia, ¿qué hacemos lo que no recibimos nada? Lo único que van a conseguir así es que los municipios más pequeños desaparezcan”, señalan más alcaldes.

 

Además, para ellos, y según han señalado a TRIBUNA, los más pequeños “tenemos problemas de gestión. Si yo recibo 1.200 euros de tributos y 800 me cuesta la luz y 500 el secretario… ¿cómo hacemos frente al resto de gastos? Y encima no nos ofrecen ayudas al empleo”, critican.

 

Por tanto, los alcaldes de los más de cien municipios afectados no descartan protestar si encuentran unión entre ellos pero “tenemos claro que muchas veces no vale para nada y a ver si somos capaces de estar todos de acuerdo”.

 

Además, lamentan ser los grandes olvidados de la provincia “y luego que no quieran que hagamos cosas si no nos dan medios para hacerlo y sí se los dan a otros”, apuntan. La solución para ellos sería que las ayudas fueran repartidas en proporción del número de parados, “aunque a algunos nos toque poco, pero queremos lo que nos corresponde, no una discriminación positiva en favor de algunos”.

Noticias relacionadas