Indignación en Chamberí

Varios vecinos avisaron a la Policía y un taxista llegó a la zona tras el tiroteo y pudo alertar de que los disparos salieron de un BMW
S.G.P

Inés tiene más de 70 años y vive sola en su piso del barrio de Chamberí, sus ventanas dan para la calle, en el cruce entre la avenida de Lasalle y la calle Mayor, el mismo lugar en el que ayer dispararon al taxista que resultó muerto y fue una de las testigos del tiroteo. “Escuché tres disparos y un motor en marcha, sabía que había pasado algo fuerte pero estoy muy enferma y no podía levantarme, luego sentí la ambulancia y ya vi a la Policía, pero hasta esta mañana que escuché la radio no supe que una persona había muerto”, relata con el miedo aún metido en el cuerpo.

Tanto Inés como un vecino que vive un piso más arriba que ella, afirman que hasta el momento “el barrio era muy tranquilo”. Su vecino también vio lo ocurrido tras el tiroteo y no dudó en alertar a la Policía. Otra vecina que vive en un chalé adosado próximo a la rotonda creyó que se trataba de cohetes “hasta que oí llegar a la ambulancia”, afirmó ayer a TRIBUNA.

El barrio de Chamberí amaneció ayer conmocionado con la noticia y mientras algunos aseguran que la zona es muy tranquila, otros reconocen que “hay determinadas calles que son más conflictivas”.

Otro testigo de los hechos que llegó incluso a ver a su compañero herido y que aseguró estar “conmocionado” es un taxista salmantino que se encontraba en la zona haciendo un servicio y escuchó los disparos. “En un principio no sabía muy bien de qué se trataba pero después de dejar a un cliente que residía en Chamberí me acerqué y vi el taxi parado con el motor en marcha y dos vehículos de la Policía”, relata.

En un principio su instinto al ver a su compañero malherido fue acudir en su ayuda “pero los agentes me advirtieron de que tenían que ser los facultativos los que lo trasladasen”, apunta. Según este taxista los sanitarios estuvieron medio hora tratando de reanimarlo antes de trasladarlo al hospital. Además, afirmó que la Policía le pidió que advirtiese al resto de taxistas por la emisora para que estuviesen alerta ante un vehículo de gran cilindrada, un modelo BMW del que salieron los disparos. “Enseguida avisé al resto y todos los taxistas se volcaron porque ha sido un impacto muy grande y un suceso muy injusto”, afirmó este testigo.

Esa misma impresión tienen muchos de los vecinos del barrio que no acaban de entender, al igual que la familia del fallecido, que él se llevase la peor parte y el cliente o clientes que iban en el taxi y a por los que supuestamente iban dirigidos los tiros lograsen salir ilesos. “Cuando yo salí a la ventana sí que vi cómo se iba corriendo un chico en dirección al río”, afirma un vecino. Dato que ayer confirmó el subdelegado del Gobierno en Salamanca.

Asociación de vecinos
La Asociación de Vecinos de Chamberí que preside desde hace años Benito Montero tampoco podía creerse ayer que de nuevo el nombre del barrio salga a la palestra por un suceso tan trágico como el ocurrido en la madrugada de ayer.
“No me enteré de lo qué pasó hasta que esta mañana que me llamaron para decírmelo y es una pena que con la de tiempo que el barrio llevaba tranquilo tenga que volver a salir en los medios por una cosa tan trágica”, explicó a TRIBUNA el presidente de la asociación vecinal.

Esta misma afirmación la hicieron vecinos de la zona donde llevan viviendo, en algunos casos, más de 50 años. En otros casos, apuntan a que la tranquilidad ha llegado “desde que las dos familias problemáticas que vivían en la zona están en prisión”. Sea por una cosa o por otra, lo cierto es que la tragedia ha vuelto a sacudir a un barrio que hasta el momento vivía tranquilo y que ayer fue el escenario de un tiroteo más propio de una película policiaca que de la realidad.