Incautan 1.300 gramos de heroína, armas y dinero tras una redada

Operación. El Grupo de Intervención Rápida de la Guardia Civil realizó registros en los barrios de Buenos Aires, Los Alambres y Los Alcaldes. Arrestos. Al menos, seis personas están detenidas por estos hechos
E. GOMÉZ
Agentes de la Guardia Civil han vuelto a dar un duro golpe al narcotráfico en la capital, después de que el pasado mes de julio desarticularan una organización y se incautaran de 6,8 kilos de cocaína, 500 gramos de heroína, además de dinero y joyas. En esta ocasión, los especialistas del Instituto Armado decomisaron 1.300 gramos de heroína, así como armas y dinero, y detuvieron, al menos, a seis personas, según informaron fuentes de la investigación.

A primera hora de la mañana, agentes del Servicio de Intervención Rápida –SIR– iniciaron una redada por diversos barrios de la capital. Concretamente, con el correspondiente auto judicial, procedieron al registro de tres viviendas ubicadas en los barrios de Buenos Aires, Los Alcaldes y Los Alambres.

Los agentes aprovecharon para actuar a primera hora de la mañana, con el objetivo de encontrar a los detenidos en los inmuebles durmiendo. De esta manera, tras registrar, al menos, tres viviendas, se incautaron de unos 1.300 gramos de heroína, además de dos pistolas y otras armas y 12.000 euros en metálico, según indicaron las citadas fuentes.

Aunque la operación está bajo secreto de sumario ante la posibilidad de que se registren nuevas detenciones, por la mañana los agentes detuvieron a seis personas –cuatro de ellas mujeres y dos hombres–, que fueron trasladadas desde sus domicilios hasta la Comandancia de la Guardia Civil de Salamanca, donde permanecen.

Los detenidos son un hombre, cuya identidad responde a las iniciales J. L. S. J., y su mujer; otro varón, J. M. S. y su compañera sentimental, además de otras dos mujeres.

Por la tarde, los agentes continuaron con la operación policial, a la espera de detener a más personas, aunque por el momento no han trascendido más datos al respecto, al mantener todo el operativo en secreto.

Los detenidos permanecían ayer en los calabozos de la Guardia Civil, a la espera de que se les tome declaración. Posteriormente, acudirán a los Juzgados de Guardia, aunque para ello, es probable que los agentes agoten el plazo máximo de 72 horas, por lo que los implicados podrían declarar el sábado.

Entre los detenidos se encuentra J. M. S., que el pasado día 25 de febrero aceptó la pena de tres años de cárcel por arrollar a dos agentes.

Los hechos que se enjuiciaron ocurrieron en enero de 2009, cuando el imputado y detenido en esta operación, circulaba con el vehículo propiedad de su padre por las inmediaciones de un centro comercial de Santa Marta.

En una de las rotondas, los agentes estaban realizando un control y el acusado en un principio paró pero cuando los efectivos se acercaron supuestamente embistió con el turismo a dos guardias. Entonces se inició una persecución, dos patrullas le siguieron con las luces luminosas y acústicas. Supuestamente el joven dio un volantazo colisionando contra unbordillo y posteriormente con un semáforo y contra el vehículo de unas mujeres que estaban paradas.

Por estos hechos y después de llegar a una sentencia de conformidad, el imputado, que se encuentra detenido por esta operación, debía ingresar en el centro penitenciario de Topas.
Ésta es la operación más importante que ha llevado a cabo agentes de la Guardia Civil desde que comenzó el año contra el narcotráfico en la capital.