IGP Lechazo de Castilla y León realizará en otoño una campaña de presentación del sello de calidad

Será a nivel nacional con la intención de dar a conocer la IGP e impulsar el producto que ampara
La Indicación Geográfica Protegida Lechazo de Castilla y León Tierra de Sabor quiere realizar en otoño una importante campaña de presentación a nivel nacional del sello de calidad y del producto que ampara, como es el lechazo con unas características gastronómicas excepcionales.

El lugar será probablemente la capital de España, Madrid. Allí se pretende convocar a medios de comunicación nacionales, generalistas y especializados a un evento cuyo programa aún está por diseñar, pero en el cual se quiere contar con autoridades, instituciones y personajes populares.

El objetivo es dar a conocer la IGP e impulsar el producto que ampara, el Lechazo de Castilla y León Tierra de Sabor, haciendo hincapié en las etiquetas que lo identifican, así como en la excelencia de esta carne con la intención de ampliar sus áreas de consumo. La IGP contará con el apoyo de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, que ya comunicó este verano su intención de comercializar el Lechazo de Castilla y León bajo el marchamo de Tierra de Sabor.

La IGP Lechazo de Castilla y León Tierra de Sabor no ha parado de crecer a lo largo de 2012. El balance del primer semestre ha arrojado un incremento del 11% en animales sacrificados bajo el sello de calidad. Pero además, desde julio, y debido a la autorización de la Junta de comercializar el lechazo bajo la marca Tierra de Sabor, se ha producido un considerable aumento de ganaderías controladas por la IGP: más de 1.700. De éstas, 971 están inscritas en la IGP Lechazo de Castilla y León y sus lechazos portan las etiquetas con los dos sellos, el de IGP y el de Tierra de Sabor, y 752 lo han hecho dentro de la marca Tierra de Sabor, portando unas etiquetas exclusivamente con esta marca. También ha aumentado el número de operadores, que llega a los 132.

Sus esfuerzos siguen centrados en consolidar una marca que permita proteger un producto tradicional garantizando su trazabilidad y ofreciendo al consumidor un lechazo de alta calidad. El objetivo final es ayudar a poner en valor la actividad ganadera, y que las explotaciones existentes sean más rentables.