Iglesias y Mañueco admiten ante las bases y 90 horas después que los resultados "no son los esperados"

Mañueco e Iglesias, en la sede del PP. Foto: Partido Popular

El presidente del PP y el candidato a la alcaldía de Salamanca reaparecen a puerta cerrada y ante los suyos cuatro días después de las elecciones. Admiten que no han revalidado las mayorías que tenían y que "no es suficiente".

El presidente del PP provincial, Javier Iglesias, y el candidato a la alcaldía de Salamanca, Javier Iglesias, han puesto fin este jueves a un reflexión que ha durado casi cuatro días y que les ha llevado a permanecer casi ocultos desde que, pasada la medianoche del domingo, salieron al estrado del hotel donde esperaban celebrar la victoria para dar unos resultados que dejaban al partido sin mayoría en la capital por primera vez en 20 años. No obstante, ninguno de los dos admitió la derrota e incluso Iglesias habló de que el PP había vuelto a ganar las elecciones a pesar de que tiene en el aire buena parte de su poder municipal en la provincia.

 

Hoy jueves, casi cuatro días después, muchos de sus homólogos de otras provincias ya han tenido que admitir que el resultado no era bueno y la situación ha generado incluso una crisis interna en el PP de Castilla y León, con amago de renuncia por parte de Juan Vicente Herrera y la creación de un inédito comité para gestionar los pactos a los que el partido tendrá que recurrir para intentar salvar los muebles. Pero el PP salmantino ha vuelto a dejar de un lado la autocrítica más dura a la hora de reconocer lo que es un importante varapalo.

 

En la nota de prensa remitida, el PP atribuye a Javier Iglesias palabras que suponen insistir con el mensaje del domingo por la noche, incluso con algunos datos idénticos: que el partido ha ganado las elecciones en municipales con el 43,72% de los votos y 82.554 votantes, logrando 240 mayorías absolutas en municipios y obteniendo 1.223 concejales, que Fernández Mañueco era el candidato en Salamanaca y que continúa siendo el partido de referencia para la mayoría de los salmantinos, ya que “somos la fuerza más votada, la opción preferida por los ciudadanos, quienes hemos obtenido la mayor confianza y continuamos teniendo la mayor implantación territorial”.

 

Es decir, que los dirigentes populares en Salamanca siguen, en parte, donde estaban hace cuatro días: son la fuerza más votada... pero sin reconocer que han perdido seis concejales en la capital, la mayoría en municipios como Ciudad Rodrigo, Santa Marta y el gobierno en Alba de Tormes o Peñaranda, por ejemplo.

 

Hay que leer hasta la segunda página de la nota de prensa para encontrar un leve atisbo de autocrítica y algo distinto a lo que dijeron hace más de 90 horas. “No podemos refugiarnos en que el Partido Popular ha ganado las elecciones porque los resultados no son los esperados”, ha reconocido Iglesias según la nota, y ha añadido que el PP no ha alcanzado las mayorías que los ciudadanos nos confiaron hace cuatro años, así que “no podemos estar satisfechos”.

 

 

INTERPRETACIÓN DEL MENSAJE

 

Y hasta ahí la autocrítica, porque en el resto de mensajes se pasa página y el resto de mensajes han sido ya de consumo interno y puntadas para posibles pactos electorales. Llamada a encarar la situación con “ganas de trabajar” y bajo las premisas del diálogo y el entendimiento, que siempre han caracterizado a este partid, “intentando garantizar la gobernabilidad de las instituciones”. Un diálogo del que sindicatos, patronal, oposición o trabajadores pueden hablar, tanto a nivel provincial como en la capital, pero no bien porque terminan ahora cuatro años de desencuentros.

 

En este sentido, Iglesias ha manifestado que se deben ofrecer “pactos transparentes y estables allá donde no tengamos mayorías suficientes” y, en cualquier caso, “defendiendo siempre la primacía de la lista más votada, que es lo que quieren la gran mayoría de los ciudadanos”. El presidente de los populares ha repetido una interpretación similar a la de la noche electoral, entonces hecha por Mañueco:  “Los ciudadanos nos están diciendo que gobernemos como hasta ahora, entre todos, que gobernemos para todos y que dejemos dentro de cuatro años una Salamanca mejor y es lo que vamos a hacer", dijo.

 

En este sentido el presidente afirmó que “hay que tener clara cuál es la voluntad de los ciudadanos, y esa voluntad es que gobierne el Partido Popular entendiéndose con todos”, a pesar de que en la propia capital el entendimiento está avanzado entre el resto de fuerzas bajo una premisa común: no permitir que el PP vuelva a gobernar y hacerlo porque una mayoría de votantes ha escogido precisamente opciones que no pasan por un gobierno de Fernández Mañueco.