Iglesias y García Sierra se niegan a asumir responsabilidades por el 'escándalo' de Vega Terrón

Carlos García Sierra (izqda) y Javier Iglesias, diputado de Fomento y Presidente de la Diputación de Salamanca

PSOE y Ganemos exigen al presidente y vicepresidente su dimisión y que asuman los graves errores cometidos en el muelle fluvial, especialmente a García Sierra, diputado de Fomento durante los últimos años.

El pleno de la Diputación ha estado marcado por tres puntos calientes: la millonaria modificación de crédito en la que La Salina ha 'colado' subvenciones para nueve ayuntamientos del PP, la polémica lista de seleccionados para las plazas de capataz y peón forestales y, especialmente, la polémica por la última chapuza del equipo de Gobierno en Vega Terrón. Este último asunto ha servido para que el PSOE y el diputado de Ganemos hayan exigido al presidente de la Diputación, Javier Iglesias, y su vicepresidente, Carlos García Sierra, asumir responsabilidades políticas por un escándalo que aúna la dejadez de 18 años sin cobrar el canon por el uso del muelle fluvial con el ridículo de haberse dejado pasar el plazo para reclamarlo.

 

Como ha informado TRIBUNA, la Diputación de Salamanca ha llevado a pleno este viernes la propuesta de declaración de caducidad y de resolución del contrato de gestión del muelle de Vega Terrón. Esta decisión es la misma que se tomó el 24 de febrero de 2015 después de un importante escándalo: la empresa no había pagado ni un euro en casi 18 años. Entonces ya se inició el proceso para la resolución, pero hay que repetirlo porque la Diputación se dejó pasar los plazos legales. El resultado, que no se ha podido romper el contrato y que a día de hoy tampoco se ha reclamado nada de lo adeudado. Por eso este viernes ha habido que iniciar el proceso de nuevo.

 

Esto le ha valido importantes críticas al equipo de Gobierno por parte del PSOE y Ganemos Salamanca. El diputado socialista Manuel Ambrosio Sánchez ha expuesto los datos conocidos por este escándalo, que él mismo ha ido desvelando en los últimos meses: la empresa concesionaria pasó 18 años sin abonar el canon y tampoco hizo efectivas ninguna de las otras condiciones del contrato, que incluía determinadas obras, garantías, amortización de la inversión... En total, el agujero que ha dejado en las arcas públicas ronda los 600.000 euros y sólo se podrán reclamar poco más de 81.000 euros, los últimos cuatro años de vigencia del contrato porque el resto han prescrito.

 

Ante esta situación, Sánchez ha pedido a Iglesias y Garcia Sierra que asuman de una vez responsabilidades políticas por la mala gestión general de Vega Terrón y, en particular, por el ejemplo de desidia que supone haber permitido que la empresa concesionaria no haya abonado nunca el canon establecido.

 

Por su parte, el diputado de Ganemos, Gabriel de la Mora, se ha sumado a las críticas y a la petición de responsabilidades, y ha puesto sobre la mesa las sospechas de tratos de favor hacia la empresa que tiene la propiedad de VegaTER, una consultora zamorana. "No digo más que lo que todos estamos pensando", ha dicho tras haberle solicitado el presidente que se retractara.

 

 

NO A LAS RESPONSABILIDADES

 

La respuesta a ambos ha sido, por supuesto, la negativa a asumir la responsabilidad política por todos los errores cometidos, algo grave en el caso de García Sierra. El vicepresidente ha sido diputado de Fomento, el área de la que depende Vega Terrón, los últimos doce años y ha sido durante su mandato cuando se ha engrosado el agujero por los impagos. El vicepresidente  acusó al PSOE de llegar "tarde y mal" y mintió en el pleno del 28 de febrero de 2015 cuando dijo que se dieron cuenta de los impagos antes de que lo denunciara la oposición: no encargó un informe hasta tres días después de la reclamación socialista.

Noticias relacionadas