Iglesias 'regala' 31 cargos de la Diputación a personal escogido antes de irse al Senado

Javier Iglesias y la vicepresidenta Chabela de la Torre, hace unos días en la presentación de presupuestos. Foto: F. Oliva

El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, pretende imponer una modificación de plantilla para crear 31 puestos nuevos destinados en su mayoría a jefes de área y con cuantiosas bonificaciones económicas. No oculta que muchos están pensados para personas concretas.

Crear 31 nuevos puestos de trabajo, mayoritariamente para altos cargos, generosamente remunerados, buena parte de ellos por procedimientos 'a dedo'. Este es el objetivo concreto de la reforma de la plantilla que ha puesto en marcha la Diputación, anticipada hace unos días por TRIBUNA y que se ha materializado en una propuesta que cuenta desde ya con el 'no' de la oposición y, lo más importante, de los sindicatos, que han expresado su negativa a dar el visto bueno a algo para lo que no se ha contado con ellos aunque es legalmente obligatorio.

 

Hace sólo unos días, la vicepresidenta de la Diputación, Chabela de la Torre, calificó los cambios como necesarios y de escaso calado. La todopoderosa diputada del área económica es la 'autora intelectual' de una modificación que, conocida ahora, es de todo menos rutinaria. El cambio afecta a un documento vital como la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), oficialmente, para "suplir algunas carencias" que han surgido.

 

 

MÁS ALTOS CARGOS

 

Sin embargo, el análisis de la propuesta que el Gobierno de Javier Iglesias ha dado a conocer a sindicatos y oposición pone de manifiesto que se pretenden crear un total de 31 puestos, 25 de ellos totalmente nuevos y otros seis para los que se modifican los requisitos. La gran mayoría son para dotar de más altos cargos al organigrama de La Salina con la provisión de jefaturas de servicio, directores de área o coordinadores, una nueva figura que se crea para no repetir los problemas que ha tenido la Diputación con los nombramientos.

 

 

'A DEDO'

 

De ellos, un total de ocho se van a provisionar por libre designación, es decir, 'a dedo'; a ellos hay que añadir un buen número de concursos específicos en los que se acota de manera muy concreta las características de los candidatos; y sólo una decena de ellos se anuncian como concurso oposición. Esto ha despertado los recelos de los sindicatos y la oposición, que consideran que es una manera de blindar los puestos directivos, ya cubiertos hasta en un tercio entre libres designaciones y el uso de las vacantes ocupadas. Y ha llevado al PSOE a decir que se ponen "nombres y apellidos" a las nuevas plazas.

 

 

SIN NEGOCIAR

 

La propuesta se ha elaborado de espaldas a los sindicatos, que ya le han dado su rechazo más absoluto porque no se ha cumplido con el requisito más básico: negociarlo con los representantes de los trabajadores. Según la normativa, todo cambio en la RPT tiene que ser pactado con los sindicatos, en este caso, los representados en la Diputación, en el marco de una mesa de negociación que no se ha constituído pese a los intentos velados del equipo de Gobierno. Si no lo aprueban, no podrá ir adelante con todas las de la ley.

 

 

BIEN REMUNERADOS

 

A ello hay que añadir que se quiere introducir este cambio en el anexo de personal de los presupuestos de 2016 pese a que implica un gasto importante. Los complementos específicos recogidos para los 31 puestos superan los 375.000 euros al año, que se suman a sueldos cuantiosos propios de los puestos creados, todos como se ha dicho de jefes, directores y coordinadores.

Noticias relacionadas