Iglesias refuerza a su núcleo de confianza en la Diputación y prescinde de medio equipo

Francisco Albarrán

El presidente de la Diputación mantiene al frente a Carlos García Sierra y Chabela de la Torre y suma a Marcelino Cordero, también de su confianza. Se carga a puntales como Albarrán, Eloy García, Tostado, Martín Méndez, Prieto y Gómez Bueno.

Javier Iglesias ya tiene perfilado su nuevo equipo para los próximos cuatro años en la Diputación de Salamanca. Un bloque en el que hay muchos cambios, pero que mantiene el núcleo duro en torno al presidente en el que se mantienen casi las mismas caras. Al frente de todo su equipo, Carlos García Sierra, único vicepresidente que sobrevive de la vigente corporación y que seguirá manejando los entresijos de La Salina a pesar de que está imputado por el caso de presuntas irregularidades en contratos de obras de la Diputación, ha declarado por ello y se le mantiene la imputación a la espera de que se le abra o no juicio oral.

 

Junto a él, la diputada Chabela de la Torre seguirá siendo la encargada de la finanzas. Y a este núcleo se le suma Marcelino Cordero, hombre de directa confianza de Javier Iglesias, que le ha acompañado en el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo hasta estas elecciones y al que repesca al perder el PP la alcaldía que tuvo 20 años el propio Iglesias. Eva Picado, diputada de bienestar social y familia completa ese entorno más próximo.

 

También se mantiene el otro imputado por corrupción de la actual corporación, Jesús María Ortiz, alcalde de Barruecopardo y diputado de Ferias en funciones. Ortiz está investigado por varios delitos en torno al caso de los despidos en Ifesa para contratar a personas próximas al PP, un caso en el que también está imputado Javier Iglesias; ambos han declarado ya en dos ocasiones sin que se les haya levantado la imputación. Compartir banquillo con el presidente le puede haber librado de una sustitución que parecía cantada, pero es que Iglesias tampoco ha prescindido de García Sierra que está en idéntica situación procesal.

 

Iglesias, que esta vez accede a la presidencia de la Diputación como concejal de Beleña, donde el PP logró 69 votos en las últimas municipales, ha prescindido de buena parte de su actual equipo. No repiten el vicepresidente Francisco Albarrán, un histórico de la política salmantina; el diputado de turismo Antonio Gómez Bueno; el de Deportes José Alfredo Martín (no aspiraba a concejalía y por lo tanto estaba descartado); otro histórico como Eloy García, diputado provincial desde 1995; José Martín Méndez, alcalde de Villares de la Reina y diputado desde 1987, que ya había dejado entrever su disposición a no seguir; el veterano José Prieto, diputado de medio ambiente y alcalde de Ledesma; o el diputado de cultura Manuel Tostado.

 

PSOE, Ciudadanos y Ganemos han procedido también en los últimos días a llevar a cabo las designaciones de sus diputados provinciales. En el PSOE hicieron primarias entre los concejales electos y 25 presentaron su candidatura para las diferentes zonas, siendo finalmente elegidos nueve; en Ciudadanos también se abrió un proceso para que los aspirantes presentaran candidaturas conjuntas para cubrir los dos puestos y finalmente han sido elegidos Jesús de San Antonio y Manuel Hernández; y en Ganemos la asamblea designó a un concejal de la capital que era el único que se había postulado y que tiene vinculación con el mundo rural, Gabriel de la Mora.