Iglesias precipitó el final de Agromaq para poder contar con el voto a favor de Caja Duero

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, y la diputada Chabela de la Torre.

La reunión en la que el presidente de la Diputación salmantina forzó la decisión de que Ifesa no inscribiera la feria para 2014 se convocó saltándose todos los plazos. El motivo: que el representante de la caja, que dio el voto favorable decisivo a la propuesta de la Diputación, no hubiera estado autorizado para hacerlo tan solo dos días después.

La Diputación de Salamanca aceleró todos los trámites para arrebatar a Ifesa la organización de la Agromaq y sentenciar a muerte el histórico certamen ganadero. Y lo hizo aprovechando la situación de indefinición de Caja Duero-España y Banco Ceiss para asegurarse el voto decisivo y favorable del representante de la entidad a favor de la propuesta que la propia Diputación hizo para acabar con la feria agropecuaria. Así se desprende de los documentos a los que ha tenido acceso este medio y que desvelan que, con solo haber retrasado dos días el comité ejecutivo de Ifesa, la Diputación no podría haber sacado adelante su propuesta.

 

La Diputación de Salamanca forzó el pasado día 18 de octubre un comité ejecutivo de Ifesa, la institución ferial que se ha ocupado de la organización de la Agromaq durante 30 años. La convocatoria de la reunión llegó a los miembros del comité el día 17 de octubre hacia la una y media de la tarde, y el documento con la única propuesta lo hizo ese mismo día antes de las tres de la tarde. En estas condiciones, la reunión no debería haberse celebrado porque la norma obliga a que el comité sea convocado, al menos, con dos días de antelación. Así lo hicieron notar los miembros del comité el día 18 de octubre a las 10.30 horas en la sala de protocolo de la Diputación de Salamanca, lugar y hora convenidos para el comité.

 

A la reunión acudieron representantes de la Diputación, Ayuntamiento, Cámara de Comercio, Confaes, Caja Duero y Cámara Agraria que, en virtud de su participación en el accionariado de Ifesa, tienen representación en sus órganos directivos con un voto cada uno. La extinta caja salmantina estuvo representada en el comité del día 18 de octubre por Pedro López Fraile; era la primera vez que acudía a una reunión porque, de hecho, sustituía en esta tarea a Javier Santos, que había ejercido esta tarea para Caja Duero en los últimos años.

 

El único punto de la reunión era una propuesta de la Diputación para que Ifesa no inscribiera la feria agropecuaria para su celebración en 2014, lo que significaba el fin del certamen agrario salmantino de referencia después de tres décadas. Dado el cariz de la propuesta, Cámara y Confaes se negaron a apoyar el acuerdo y la Cámara Agraria expresó también sus reticencias a tomar una decisión que dejaba sin feria agropecuaria a su sector. A la hora de votar, Diputación y Ayuntamiento lo hicieron a favor, Cámara y Confaes en contra y el represenante de la Cámara Agraria se abstuvo. El voto del representante de Caja Duero fue a favor; según fuentes presenciales, López Fraile no intervino en ningún momento en la reunión a pesar de que resultó bastante tensa.

 

La clave es que, curiosamente, un representante que se estrenaba en la función decantara la balanza de este modo. Más cuando su cargo no ha durado más que unas semanas. López Fraile se convirtió en representante de Caja Duero en Ifesa el día 11 de octubre; así lo comunica el propio interesado a Ifesa con la entrega de un certificado del secretario del comité de dirección de Ceiss, Luis Miguel Antolín, en el que se asegura que Ceiss ha designado a López Fraile para representarle en Ifesa. El documento que entrega es una copia y, aunque se le requirió, no ha entregado el original.

 

Tras la reunión del comité de Ifesa el día 18 de octubre, López Fraile no vuelve a ponerse en contacto con Ifesa hasta el día 14 de noviembre. Con esa fecha, envía una comunicación a la secretaría general de la institución ferial en la que rubrica que ha dejado de ser representante de la caja en Ifesa. El motivo es que, dentro del proceso de reordenación del sector bancario, Caja Duero-España deja de estar inscrita como entidad crediticia en el registro y sus órganos han sido disueltos. Esta decisión, tomada por el FROB y la Junta de Castilla y León, es efectiva desde el día 20 de octubre, solo dos días después de la precipitada reunión del comité ejecutivo de Ifesa. Y significa que la entidad deja de tener representación en órganos donde la ostenta, caso de Ifesa.

 

En condiciones normales, la Diputación de Salamanca no hubiera podido contar con el voto a favor del representante de la caja para sacar adelante su propuesta para dejar de celebrar la Agromaq en 2014. Con un convocatoria que hubiera respetado los plazos legales y que hubiera sido enviada el día 17 de octubre, jueves, no se podría haber celebrado comité ejecutivo antes de 48 horas, es decir, el día 19 de octubre, ni muchos menos el día 18 de octubre, fecha en que se celebró. Al caer en sábado, se hubiera trasladado, al menos, al lunes siguiente, 21 de octubre. Ya con la disolución de los órganos de la caja tomada y sin posibilidad de que esta hubiera podido tener representantes en el comité ejecutivo de Ifesa.

Noticias relacionadas