Iglesias lo tiene claro: “Tienen que caer todos los tramposos”

 
ADRIÁN A. GARCÍA

El pasado viernes día 10, 64 atletas españoles se unieron para crear un comunicado en el que condenan el dopaje y desean que todo el peso de la ley caiga sobre los tramposos que están perjudicando al atletismo español.

Uno de esos atletas fue Rafa Iglesias. El salmantino afirmó que para que haya una acusación, debe existir un base para que se formule la misma. “Se puede decir poco más que lo que viene en el comunicado. Algo tiene que haber, sin pruebas no les acusarían a ninguno”, dijo.

Sobre lo que pueda pasar en los próximos días en relación a la operación Galgo, todo es incierto y la incógnita se cierne sobre los atletas, sobre los tramposos, por si les descubren, y sobre los inocentes, para que se resuelva todo cuanto antes. En el segundo bloque se encuentra Rafa Iglesias, que también está a la espera de “ver qué pasa” y que no vacila al asegurar que “ojalá que no quede ninguna duda al respecto, que unos sean castigados penalmente y los deportistas con dos años de sanción”. El maratoniano no tiene ningún miedo sobre lo que tenga que venir. “No tengo miedo de que caigan treinta atletas, tienen que caer todos los tramposos”, aseveró. Al fin y al cabo, el nombre del atletismo no queda manchado, sino que “se mancha el nombre del sancionado”.

Por su parte, el fondista también quiso comentar las declaraciones del presidente de la Federación de Atletismo, José María Odriozola. A su modo de ver, “la Federación no deja de ser una víctima, Odriozola no tiene la culpa de que en casa de otros hubiera sustancias dopantes”.

A pesar de que la bomba de relojería que era la operación Galgo estalló recientemente, era algo que se llevaba analizando desde mucho tiempo atrás. “Hay que ver cuántos años llevan en esto, porque hablan de 2006, desde la operación Puerto”, dijo Iglesias. Precisamente, aquella “fue un poco chapucera, porque no sancionaron a muchos, pero no les permitían competir”.

Una de las diferencias entre las dos investigaciones policiales es la actitud con la que se lo tomaron los dos gremios, el de ciclistas y el de atletas. En aquella ocasión, lo único a lo que se llegó fue a una huelga, negándose a correr, mientras que en ésta, un día después de salir a la luz el caso, los atletas se unificaron para la escritura de un comunicado. “Los deportistas somos personas y cada colectivo reacciona de una manera”, afirmó sin darle mayor importancia.

Rafa Iglesias también tuvo unas palabras para Alemayehu Bezabeh, uno de los atletas caídos. “Bezabeh puede ser una víctima, estoy seguro de que no estaba al tanto de lo que estaba pasando”, finalizó.