Iglesias habla de "buena acogida" de Salamaq pero no da datos de inscripción

El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, en la firma de un convenio con el rector de la Usal.

El presidente de la Diputación asegura que "las cosas van de bien a muy bien" y que el sector ve con buenos ojos la feria, pero no aclara si han empezado a tramitarse inscripciones ni cuántos contratos se han firmado con expositores.

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, ha eludido ofrecer datos sobre la inscripción de empresas para, la nueva feria agropecuaria auspiciada desde La Salina, que empieza en seis semanas y de cuya participación poco se sabe a estas alturas. Con un vago "las cosas van de bien a muy bien" el presidente ha zanjado una pregunta sobre la marcha de las inscripciones, un aspecto fundamental para la feria ya que permite cumplir con el objetivo de dar cobertura al sector y también es necesario para recuperar la importante inversión que va a requerir la feria ahora que la paga en solitario la Diputación.

 

En la presentación de un convenio con la Universidad de Salamanca, a la que la Diputación dará entre 60 y 100 metros para un stand para propiciar la presencia de empresas del parque científico y grupos de investigación, Iglesias ha insistido que Salamaq responde a un nuevo concepto, "los tiempos van cambiando y hay que renovarse", en el que se quiere dar sitio a la transferencia entre el sector de investigación y el sector primario.

 

Sin embargo, nada ha dicho Iglesias sobre la inscripción de empresas de maquinaria, productores, transformadores... del sector agropecuario que son la base de la feria. Semanas atrás la Diputación aseguró que el número de empresas contactadas era similar al de otros años, pero ni entonces ni ahora ha concretado el número de las que han firmado contrato para participar en Salamaq. En el día de hoy, se ha limitado a decir que la acogida estaba siendo muy buena, sin concretar si eso se ha traducido en confirmaciones para estar en la feria del 4 al 8 de septiembre. El retraso en las ordenanzas fiscales y reglamentos, aprobados hace menos de un mes y que ya se han cambiado, está dificultando la inscripción de empresas.