Iglesias da otra cifra 'a voleo' para la feria y 'sube' el presupuesto

Javier Iglesias, durante una rueda de prensa de Salamaq.

El presidente desconoce el presupuesto que anunció hace sólo un mes y habla ahora de en torno a 900.000 euros.

La relación entre Javier Iglesias y las cifras de Salamaq nunca ha sido fácil. Desde que decidiera cargarse IFESA y organizar la agropecuaria directamente desde la Diputación su principal objetivo ha sido presentar mejores resultados económicos y de asistencia, un objetivo en el que ha tenido desiguales resultados. Baste recordar que el primer año, 2014, calificó de éxito un déficit oficial de más de 300.000 euros y dijo haber superado la cifra de asistentes del año anterior con 120.000... cuando él mismo dio un año atrás la cifra de 125.000. 

 

Sin embargo, el ejemplo más claro del lío con las cifras es el presupuesto. Desde que se organiza desde la Diputación, no ha habido un año en el que se haya ofrecido un dato claro que no se haya corregido después. Este mismo año ha sido así. Hace sólo unos días el presidente ofreció la cifra de 860.000 euros... pero de repente hoy mismo ha 'subido' el presupuesto al entorno de los 900.000 euros. Lo ha hecho, de nuevo, sin papeles sobre la mesa y alegando precisamente no tener la cifra...

 

Este tipo de alusiones vagas son un habitual cuando el presidente de la Diputación habla de la feria agropecuaria, el mayor evento que organiza la institución y del que, a pesar de ello, no se sabe las cifras. En septiembre del año pasado ya sorprendió cuando, en el balance de la feria de 2015, dijo que habían acudido "treinta y algo mil" profesionales. Es habitual que Iglesias de cifras 'a boleo'... o incluso que no las ofrezca. En más de una ocasión ha hecho balances triunfalistas sin ofrecer a penas datos. Y en 2014 no dio ningún dato económico y habló de éxito de la cita.

 

No obstante, el mayor problema de Iglesias con Salamaq no es acordarse del presupuesto, sino que le cuadre. En primer lugar, el coste oficial de la feria no deja de crecer. Empezó en 2014 por 838.000 euros para la primera edición organizada directamente por el presidente y ya se acerca a los 900.000 euros. Y en segundo lugar, la Diputación se ha esforzado en maquillar un importante déficit: no cuenta gastos como las obras y otros servicios para presumir de un superávit ficticio. En realidad, es un déficit cuantioso: entre 140.000 y 900.000 euros, en función de si se suma el coste de las obras.

Noticias relacionadas