Iglesias da el primer paso para ocultar las gestiones de la nueva feria agropecuaria Salamaq

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias.

El PP de la Diputación aprueba esta mañana quitar al pleno la facultad para tramitar los nuevos precios públicos de la feria. El PSOE votará en contra porque entiende que, si la feria la organiza La Salina, las decisiones tienen que pasar por comisiones y pleno. La clave: las prisas por reducir trámites porque se teme no llegar a tiempo.

La Diputación de Salamanca lleva hoy a su pleno una de las primeras decisiones en torno a la nueva feria agropecuaria con la que sustituirá a la histórica Agromaq. Y, en contra de lo que ha asegurado su presidente, Javier Iglesias, la institución no va a dar un paso hacia una mayor transparencia, sino todo lo contrario. Así se desprende, al menos, de la propuesta que ha incluído en el orden del día el grupo popular, que respalda al Gobierno de la Diputación.

 

La propuesta tiene que ver con la necesidad, expresada hace unos días por el vicepresidente de la Diputación, Carlos García Sierra, de aprobar unos nuevos precios públicos para establecer las tarifas que regirán para la futura feria Salamaq. Al pasar la organización a la Diputación, que ha decidido prescindir de IFESA para el desarrollo de la feria agropecuaria de septiembre, no valen las tarifas hasta ahora vigentes porque al emitirse desde la institución provincial deben convertirse en precios públicos.

 

En el pleno de esta mañana en la Diputación, la responsable del área de Hacienda, Chabela del Torre, ha asegurado que esta posibilidad la contempla la ley y su adaptación responde al interés del equipo de Gobierno por dotar a la administración de mayor "eficacia" en la toma de decisiones de este tipo. El portavoz del Grupo Socialista, Isidro Rodríguez, ha criticado esta postura de los populares, sobre la que ha dicho que están "absolutamente en contra" porque "afecta a la transparencia y a la participación".

 

En este sentido, De la Torre ha apuntado que, a pesar de aprobarse en Junta de Gobierno, las decisiones pasarán por comisión y luego tendrán que ser publicados en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) con un periodo de alegaciones de 30 días.

 

Con este pretexto, la Diputación presenta ante el pleno una propuesta para arrebatar al pleno la facultad de decidir sobre los precios públicos. Según el texto presentado por el grupo popular para su aprobación, se propone que el pleno de la Diputación ceda la competencia que le pertenece de aprobar precios públicos y que la ceda a la Junta de Gobierno para que sea esta quien decida. Este cambio permitirá que se decidan estos precios públicos, los que van a regir para la nueva feria, en un órgano como la Junta de Gobierno, en el que solo hay miembros del equipo de Javier Iglesias, en vez de en las comisiones y el pleno, donde la oposición podría pedir información y presentar objeciones. "Si la feria la organiza directamente la Diputación, las decisiones tienen que ir por comisiones y pleno", reclama el portavoz socialista, Isidro Rodríguez.

 

El grupo socialista en la Diputación teme que, con esta medida, se puedan aprobar cualquier modificación de precios públicos en adelante con la única voluntad del equipo de Gobierno y que el objetivo del PP es evitar que estas decisiones pasen por pleno y comisiones. "Nos parece que es negar la participación y la transparencia", asegura Rodríguez. Además, con esta medida se aceleran los trámites y se gana tiempo al no tener que contar con la oposición; un tiempo que hace falta porque a tres meses de la fecha prevista para la feria no hay precios, ni reglamento ni inscripciones cerradas. La decisión de hoy evita, por ejemplo, tener que llevar la cuestión a un pleno extraordinario para el que habría que esperar.

 

"Lo que no entendemos es que si, según el presidente, la feria ha sido un éxito total estos últimos años por qué se mete la Diputación en una aventura así", ha lamentado el portavoz socialista, que entiende que la institución provincial "quiere jugar con algo que era un éxito y un evento muy importante para la provincia". Rodríguez tampoco entiende que se haya dejado de contar con empresarios y organizaciones agrarias para la feria, como se había hecho hasta ahora.