Iglesias asume sobre la marcha propuestas del PSOE para los planes provinciales

El presidente de la Diputación y el diputado de planes provinciales.

El equipo de Gobierno presenta los planes con una propuesta para que los municipios perciban íntegra la ayuda aunque las obras cuesten menos de lo que tienen asignado. El PSOE dice que la convocatoria es idéntica a la del año pasado y no ve cambios.

La Diputación ha dado a conocer esta mañana la convocatoria de los planes provinciales para 2016 y 2017 en los que se incluyen una serie de premisas marcadas por la oposición y que el presidente Iglesias habría asumido directamente sobre la marcha. Así se desprende de las afirmaciones de la portavoz del PSOE, que ha criticado que el equipo de Gobierno ha dado a conocer a la oposición el documento esta misma mañana y que, en la documentación ofrecida, las bases son las mismas que el año pasado; por contra, el presidente Iglesias ha anunciado algunos cambios.

 

La situación se ha generado tras las respectivas ruedas de prensa que se han celebrado de manera consecutiva. En la primera, Javier Iglesias y el diputado de planes provinciales, Antonio Luis Sánchez, han anunciado la convocatoria bianual que contará con 16,2 millones de euros, 8,1 cada año en 2016 y 2017. Según Iglesias, la cuantía crece cuatro millones con respecto a la última convocatoria y aumentan los mínimos por municipio; como siempre, son fondos para financiar obras. Entre las diferencias, que ahora las bajas que se produzcan al contratar las obras se quedarán en el municipio, cuando hasta ahora revertían de nuevo en la Diputación para actuaciones de urgencia.

 

Después, el grupo socialista ha asegurado que lleva desde noviembre pidiendo la convocatoria de los planes y que precisamente esa, que las bajas económicas de obra se queden en los municipios, era una de sus propuestas. Además, también exigen que Estado y Junta vuelvan a aportar a los planes provinciales, algo que no hacen desde 2008 y 2012, respectivamente, y que ha obligado a las diputaciones a asumir en solitario esta inversión; que entre las obras financiables estén las de nuevas tecnologías, ciclo del agua y que los municipios tengan que poner menos dinero de sus fondos propios.

 

"Si el presidente se ha comprometido a estas cuestiones el sentido del voto no será contrario", ha explicado el diputado socialista Del Molino, que duda mucho que el PP acceda a todas las exigencias cuando le han dicho que había aceptado alguna de las propuestas.