Identificadas nueve de las trece víctimas en el atropello del tren

Castelldefels. En la primera lista de fallecidos figuran cinco hombres y una mujer, todos ellos latinoamericanos, entre 17 y 39 años.
AGENCIAS

La consejera de Justicia, Montserrat Tura, informó ayer de que a las cuatro víctimas que faltan por identificar les harán la prueba del ADN, pese a que tienen “indicios bastante claros” de la identidad de tres de ellas. De momento, de las nueve personas identificadas, la Generalitat facilitó ocho nombres, ya que una familia solicitó que los datos de su familiar fallecido no trascendieran.

En la primera lista de fallecidos figuran cinco hombres y una mujer de edades comprendidas entre 17 y 39 años y todos de origen latinoamericano. Se trata de Jesús David Parada Ayala (Bolivia, 1991), Diego Erwin Gutiérrez Algarañaz (Bolivia, 1992), Jorge Eliecer Serrano Varón (Colombia, 1971), Danny Ariosto Cedeño Caina (Ecuador, 1985, Fernando Chamorro Pinchao (Ecuador, 1986) y Janela Lizeth Luna Correa (Ecuador, 1993). A última hora de ayer, también se identificaron a Rosa María Vilar Arboleda (Ecuador, 1993) y Claudio Javier Mejía Aguas (Ecuador, 1986).

Tras 30 horas de trabajo en la identificación de los cuerpos, todavía tardarán “algunos días” y, en algunos casos, “bastantes”, en entregar el conjunto de los restos mortales a cada familiar. Las tareas se centran ahora en las pruebas de ADN, si bien de los cuatro fallecidos que quedan por identificar, hay “indicios claros” sobre a quién corresponden tres cadáveres, y dificultades en una cuarta persona.

Las familias afectadas continúan atendidas por la policía científica y por el equipo de psicólogos en espacios habilitados en la Ciudad de la Justicia para “acompañarlas en momentos tan dolorosos”. “No dejaremos de trabajar hasta que estén identificados, haremos los turnos que haga falta”, apuntó la consejera.

Tan sólo uno de los 10 heridos que continúan hospitalizados se encuentra inconsciente. Además, seis pasaron ya a planta, mientras cuatro permanecen ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). Todos están identificados y acompañados por sus familiares, explicó la consejera de Salud de la Generalitat, Marina Geli, durante una visita al Hospital Clínic de Barcelona. Tres heridos se mantienen en estado crítico, especialmente la joven de 25 años del Hospital de Bellvitge, que permanece sedada, dos más que están graves, y cinco han pasado a estar leves. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, señaló que, según las primeras informaciones de la investigación iniciada por Renfe sobre el atropello ferroviario de Casteldefells (Barcelona), “todo apunta a que puede haber habido una imprudencia”. Expertos en Psicología Social indicaron que el “factor grupal” pudo ser uno de los impulsos que llevaron a cruzar las vías. “El hecho de que cruzaran en grupo es fundamental para entender el suceso, ya que muchos de ellos probablemente no habrían ido a las vías si hubieran actuado de manera individual”, dijo el profesor Oscar Álvarez, de la Universidad Pontificia de Salamanca.