Iberdrola pone en funcionamiento la subestación de Huerta

Esta infraestructura de distribución, de 10 MVA de potencia, suministrará energía y contribuirá a mejorar la calidad del servicio de los municipios de Huerta, Encinas de Abajo, Babilafuente, Villoruela y Villoria
Iberdrola ha puesto en funcionamiento la subestación transformadora de energía eléctrica Huerta, en la localidad salmantina del mismo nombre, que, construida a lo largo de los últimos nueve meses, ha supuesto una inversión de alrededor de 2 millones de euros.

Esta nueva infraestructura de distribución servirá para garantizar y ampliar el suministro de energía eléctrica de más de 3.000 clientes de los municipios de Huerta, Encinas de Abajo, Babilafuente, Villoruela y Villoria. Además, mejorará la calidad del servicio eléctrico de esta zona, minimizando el tiempo de interrupción del suministro en caso de averías.

La nueva instalación salmantina de Iberdrola es semicompacta, dado que, mientras los transformadores figuran a la intemperie, el resto de los equipos se ubica en un edificio compacto que minimiza el impacto visual del conjunto de la infraestructura.

La subestación, proyectada por Iberdrola Ingeniería, cuenta con 10 megavoltio amperios (MVA) de potencia y dispone de un sistema de alta tensión -45 kilovoltios (kV)-, con dos posiciones de línea y un transformador, y de otro de media tensión -de 13 kV-, con cuatro posiciones de línea y una posición de transformador.

La subestación Huerta es supervisada, controlada y operada por medio de un sistema de telecontrol desde el Centro de Operación de Distribución que Iberdrola tiene instalado en la capital vallisoletana. Este sistema es de los más avanzados del mundo, lo que le permite ofrecer las más altas prestaciones de supervisión y control con la máxima seguridad.

La Compañía, que ha desarrollado en los últimos años diversos proyectos en el área de distribución de la provincia de Salamanca para seguir mejorando la calidad del servicio, cuenta a día de hoy con 38 subestaciones, más de 2.400 centros de transformación, unos 1.070 kilómetros de líneas de muy alta y alta tensión, alrededor de 3.500 kilómetros de líneas de media tensión y más de 3.560 kilómetros de líneas de baja tensión. Dispone, además, de cerca de 260 de empleados y atiende a unos 280.000 clientes en 357 municipios.

Iberdrola ha puesto en marcha durante este año en Castilla y León otras seis nuevas subestaciones, ubicadas en Ávila -Bachilleres-, Burgos -Arauzo y Pradomarina-, León -Payuelos-, Salamanca -Prosperidad- y Valladolid –La Encomienda-, y ha ampliado las de Arévalo, en Ávila; Villafranca Montes de Oca y Regumiel, en Burgos; Vinuesa, Soria, y El Cabildo y Nava del Rey, en Valladolid. Las subestaciones Valdorros, en Burgos, y Villabrázaro y Valderrey, en Zamora, se encuentran en la última fase de ejecución.

La Empresa está finalizando, asimismo, una nueva línea de media tensión de 20 kV, denominada Huerta del Rey-Espejón-Navas del Pinar y que mejorará el suministro de tierra de Pinares en las provincias de Burgos y Soria, y puso en marcha recientemente las líneas Arroyadas-Quintanilla, que abastece de energía eléctrica a la zona de Peñafiel, en Valladolid; Metales Extruidos, también en la provincia vallisoletana; Valdeón, en León, y Arauzo-Caleruega-Espinosa de Cervera, en Burgos.

Gracias a su firme compromiso con Castilla y León, Iberdrola posee en la actualidad en esta comunidad más de 5.800 megavatios (MW) de potencia, 231 subestaciones, más de 15.200 centros de transformación, unos 6.300 kilómetros de líneas de muy alta y alta tensión, más de 20.100 kilómetros de líneas de media tensión y cerca de 26.100 kilómetros de líneas de baja tensión. Su número de clientes asciende a 1,57 millones y sus empleados alcanzan la cifra de 1.251.