Iberdrola invertirá 24.000 millones entre 2016 y 2020 y prevé un crecimiento medio anual del 6%

Galán, durante la persentación de las perspectivas 2016-2020. TRIBUNA

El 88% de la inversión se destinará a los negocios de Redes (46%), Renovables (33%) yGeneración Regulada (9%), áreas que aportarán el 81% del Ebitda al final del periodo.

Iberdrola invertirá 24.000 millones de euros en el periodo 2016-2020, de acuerdo con las nuevas Perspectivas presentadas hoy por la compañía. El grupo continuará desarrollando un modelo empresarial basado en la creación de valor a largo plazo, que permita mantener la solidez financiera y ofrecer una remuneración sostenible a sus accionistas.

 

De todas las inversiones previstas, 22.000 millones de euros -más del 90% del total- corresponden a proyectos ya comprometidos, de los que cerca de un 60% se encuentra ya en construcción. Además, 17.000 millones -70% del total- se destinarán a iniciativas de crecimiento.

 

Por perfil de negocio, Iberdrola continuará apostando por áreas reguladas que proporcionen ingresos estables y previsibles a largo plazo. Así, el 88% de los 24.000 millones de euros de inversión total se dedicará a actividades reguladas ocon contratos a largo plazo. De este importe, el 46% se destinará a Redes, el 33% a Renovables y el 9% a Generación Regulada. El 12% restante se invertirá en los negocios de Generación y Comercial.

 

Por divisas, la compañía también seguirá diversificando su negocio y afianzando el proceso de internacionalización iniciado hace ya más de una década. El 43% de las inversiones previstas se realizará en dólares, el 35% en libras, el 20% en euros y el 2% restante en otras divisas, favoreciendo así el equilibrio geográfico de los resultados.

 

Entre las principales inversiones ya comprometidas por Iberdrola destacan las siguientes:

 

-Reino Unido: infraestructuras de transporte y distribución bajo marcos regulatorios ya aprobados -hasta 2021 y 2023, respectivamente- y aumento de la capacidad renovable en el país, mediante la puesta en marcha de 1.070 nuevos megavatios (MW) eólicos marinos y de 450 nuevos MW eólicos terrestres.

 

-Estados Unidos: tras la culminación, en tiempo récord, de la integración entre Iberdrola USAy UIL Holdings Corporation, AVANGRID, la subholding estadounidense,cuenta con marcos de redes aprobados en los estados de Nueva York, Maine, Connecticut y Massachusetts, desarrollará proyectos de transporte en Nueva York e instalará más de 750 MW renovables. AVANGRID, que cotiza en la Bolsa de Nueva York con una capitalización de en torno a 12.000 millones de dólares, distribuye electricidad a través de siete compañías en cuatro estados, es el segundo operador eólico de Estados Unidos y su nivel de emisiones es prácticamente nulo.

 

-Iberia: en España, Iberdrola, que cuenta con un marco retributivo para la distribución -estable hasta 2019-, continuará desarrollando las redes inteligentes. En Portugal, la compañía seguirá adelante con el proyecto hidroeléctrico del Alto Támega, que añadirá una capacidad de 1.160 MW de almacenamiento por bombeo.

 

-México:en el marco de su apuesta por el país tras la aprobación de la reforma energética, Iberdrola prevé poner en marcha nuevas centrales de ciclo combinado y plantas de cogeneración con contratos a largo plazo con una potencia total superior a los 1.600 MW.

 

-Brasil: la empresa cuenta en el país con marcos regulatorios parael negocio de Redes aprobados hasta los años 2017, 2018 y 2019 y tiene previsto continuar contribuyendo al desarrollo de las energías limpias en Brasil, con 180 nuevos megavatios renovables en construcción. Además, a través de su participación en Neoenergia, incrementará también su potencia hidroeléctrica.

 

Con la culminación de estas inversiones, Iberdrola prevé que en 2020 el 81% de su beneficio bruto de explotación (Ebitda) proceda de negocios regulados o concontratos a largo plazo, frente al 75% actual, y que más del 60% del total se genere para ese añoen dólares y libras.

 

En términos de evolución del beneficio, Iberdrola tiene previsto que el incremento medio anual de sus resultados hasta 2020 sea del 6%, tanto en Ebitda como en beneficio neto. Por su parte, el flujo de caja operativo (FFO) acumulado en el periodo 2016-2020 ascenderá a 34.500 millones de euros, superando por tanto las inversiones en todos los negocios.

 

Asimismo, la compañía continuará reforzandola solidez de balance, con una mejora de sus ratios financieros. En particular, se prevé que para 2018 la relación entre la deuda neta y el Ebitda y entre los fondos generados en operaciones (FFO) y la deuda neta se sitúen en, como máximo, 3,6 veces y, como mínimo, el 22%, respectivamente. Para 2020, además, se estima que el primero de los ratios mencionados se reduciráhasta 3,1 veces