Iberdrola firma un préstamo con el BEI por 325 millones para inversiones en Castilla y León

Iberdrola

Iberdrola ha suscrito con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) un contrato de préstamo por valor de 325 millones de euros para inversiones en España, en concreto en diez comunidades autónomas, entre las Castilla y León, informó el grupo energético.

El importe del acuerdo, firmado por el presidente de la eléctrica, Ignacio Sánchez Galán, y el vicepresidente del BEI, Román Escolano, se destinará a la modernización de la red de distribución eléctrica en España y a la instalación de 3,2 millones de contadores inteligentes, en el marco de su proyecto STAR (Sistema de Telegestión y Automatización de la Red) de implantación de redes inteligentes de última generación.

 

Galán se mostró "muy satisfecho" por continuar con la colaboración con el BEI y de hacerlo, además, para financiar proyectos que "generan empleo, aplican soluciones innovadoras y dinamizan el tejido empresarial". "De este modo, Iberdrola mantiene el compromiso con los territorios en los que está presente y con la mejora continua de la calidad del servicio a sus clientes", añadió.

 

Esta financiación se destinará a inversiones en diez comunidades autónomas: País Vasco, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, La Rioja, Madrid, Murcia, Navarra y Cantabria.

 

Iberdrola ha instalado hasta la fecha más de 5,2 millones de contadores inteligentes, lo que supone la modernización de casi el 50% de todo su parque en el país con potencia contratada igual o inferior a 15 kilovatios, superando el programa definido por el Ministerio de Industria que fijaba la obligación de renovar el 35% de sus 10,5 millones de equipos para finales del año pasado.

 

De estos 5,2 millones, prácticamente el 87% -4,5 millones- está plenamente integrado en los sistemas con su capacidad de telegestión operativa.

 

El proyecto STAR, que supondrá una inversión global por parte de la compañía en España superior a los 2.000 millones de euros, finalizará en el año 2018 e implicará la sustitución de unos 10,5 millones de contadores y la adaptación de unos 80.000 centros de transformación.