Iberaval aprueba sus cuentas de 2014 y se sitúa ya como la sociedad de garantía más activa de España

La viceconsejera de Economía y Empleo en funciones, Begoña Hernández; el presidente de Iberaval, José Rolando Álvarez; los vicepresidentes, Santiago Aparicio y Ángel Martín; y el secretario general, Pedro Pisonero.

El presidente, José Rolando Álvarez, resalta la solidez de la sociedad de garantía y desvela un crecimiento del 18% del importe formalizado en avales financieros en lo que va de año.

La Junta General de Iberaval, celebrada en Burgos, ha aprobado por unanimidad las cuentas de 2014, que reflejan que la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) mantiene su liderazgo en el sector. Iberaval fue en 2014 la SGR de España que más préstamos formalizó, con un total de 3.288 operaciones.

 

La entidad facilitó el año pasado 108 millones de euros en avales financieros, lo que supuso un incremento del 24%, muy por encima de la media en España, del 8%, y sigue siendo la SGR con mayor volumen de actividad por importe avalado. En cuanto al número de avales, fue, igualmente, la primera de las 20 que operan en España, al acumular dos de cada diez expedientes formalizados por una SGR de nuestro país. Esa tendencia se ha consolidado durante los cinco primeros meses de 2015, en los que registra un crecimiento del 18% del importe formalizado en avales financieros, por valor de 51 millones de euros.

 

Ese crecimiento ha sido sostenido como consecuencia de una mayor demanda de avales por parte de las pymes, especialmente para nuevas inversiones, y también a raíz de tres factores: la colaboración comercial de los socios financieros, la actividad comercial propia y la bonificación de tipos a partir de ADE Financia, impulsada por la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización de la Junta de Castilla y León, y de ADER del Gobierno de La Rioja.

 

De hecho, una vez más, el programa más demandado en la entidad es ‘ADE Financia’, con 51 millones de euros formalizados durante 2014, mientras que ADER BEI, en su primera edición, está resultando clave para impulsar la acción de las empresas riojanas.

 

En 2014, Iberaval reforzó su liderazgo nacional con la cifra histórica de 21.042 socios, gracias a la incorporación de 1.006 pymes. Una cantidad que se ha incrementado notablemente en este inicio de 2015 por el esfuerzo comercial llevado a cabo y tras asumirse la cartera de asociados de Transaval (SGR a la que absorbió Iberaval el pasado año, en la fusión más rápida de cuantas ha supervisado el Banco de España). Como consecuencia de ambas circunstancias, Iberaval ya supera los 22.600 socios, con lo que vuelve a ser la que mayor base societaria presenta, con casi el doble de asociados que la segunda. La inmensa mayoría (22.509) son pymes, autónomos y emprendedores –socios partícipes-, mientras que institucionales  o protectores en este momento son 125.

 

Iberaval cerró 2014 con un avance importante en términos de capital suscrito (46,4 millones de euros, un 5% más que en 2013) y recursos propios computables de 82 millones de euros, con un crecimiento de más del 7 por ciento respecto al año anterior. Los datos avalan el trabajo llevado a cabo, así como el respaldo institucional recibido, especialmente de los gobiernos de Castilla y León y La Rioja, y la estrecha colaboración con administraciones públicas que se han sumado al accionariado de Iberaval y a las entidades financieras que mantienen lazos con esta  SGR.

 

El importe total pendiente de devolución (riesgo vivo) en Iberaval se situó al cierre de 2014 en 517 millones de euros, distribuidos en 10.854 operaciones de préstamo. Esta cifra supone el 12% del sector en España. El 92% de ese importe se concentra en Castilla y León, mientras que el 8% restante corresponde a operaciones avaladas en La Rioja y en Madrid.

 

El informe de gestión presentado por el presidente refleja que, en 2014, la robustez de Iberaval con respecto a sus recursos propios ha permitido incrementar su ratio de solvencia en más de medio punto (13,9%, frente al 13,4% en 2013), lo que se traduce en casi seis puntos por encima del mínimo exigido por el Banco de España. De igual manera pone el acento en la significativa reducción de las dotaciones por riesgo dudoso y moroso –que conjuntamente supusieron 4,1 millones de euros, frente a los 6,4 millones de 2013-.

 

OBJETIVO: APOYAR LA CREACIÓN DE EMPLEO

 

Iberaval sostiene en estos momentos operaciones con empresas que mantienen más de 95.000 empleos. “El acceso a la financiación es clave para las pymes. Nos encontramos en un momento en el que todos los indicadores parecen favorables para que vuelva a fluir el crédito. Aprovechémoslo para hacer frente al mayor problema social que tenemos en este momento y que hemos de afrontar entre todos: la creación de empleo”, ha explicado el presidente, José Rolando Álvarez.

 

José Rolando Álvarez recordó que los equipos de las sociedades de garantía “son verdaderos aliados, porque entienden el riesgo empresarial. Son, de hecho, un enlace clave para lograr financiación bancaria. Y las pymes repiten, porque el grado de confianza y lealtad de las SGR es un valor añadido”.