Hoteles 'pequeños', o cómo adaptarse a la crisis con imaginación es la salida

El 'low cost' del sector hotelero se defiende con iniciativa, recursos limitados y una oferta atractiva para el cliente gracias a los precios asequibles

La crisis ha cambiado el sector hotelero en Salamanca como en el resto de la geografía española. A la mayoría de los 'jugadores' de este mercado, la coyuntura económica actual no les ha favorecido, pero una pequeña parte ha sabido encauzar su negocio de una manera distinta. La menor afluencia extranjera y el gran número de establecimientos que componen su competencia dificultan el crecimiento del negocio. La ocupación ha descendido considerablemente, sobre todo en el número de visitantes, pero también en la duración de las estancias.

Existen excepciones, un reducido número de hoteles que ofrecen servicios de una calidad distinta, no inferior, se adapta mejor a los tiempos con precios más asequibles. Entre ellos están los hostales, cadenas hoteleras económicas, albergues que procuran unas iniciativas y servicios diferentes para atraer al cliente.

Hemos visitado en Salamanca a cuatro establecimientos que nos han contado su modelo de negocio y lo que les diferencia del resto. El Hostal Sara, en la Calle Meléndez, un hostal acogedor; Hostal Santel San Marcos, cerca de la Calle Zamora, nos cuentan como aún hoy las empresas pueden seguir creciendo; El Hotel Ibis cerca de Canalejas con nuevas propuesta para unirse y aguantar el chaparrón; y por último Revolutum, un moderno albergue urbano con propuestas muy interesantes. Conozca cómo se vive el día a día en estos cuatro ejemplos de 'hostelería anti-crisis':