Hostelería y ladrillo acaparan la reducción del paro en Salamanca

Ayudante de camarero

Los sectores de servicios y construcción suman cuatro de cada cinco parados que han desaparecido de las listas del desempleo en Salamanca.

El mes de julio se ha cerrado en Salamanca con una nueva mejora en el desempleo. 498 personas han salido de las listas del paro y el número de los que demandan un trabajo en el Ecyl se sitúa en 26.485 personas, muy por debajo de los 31.188 de comienzo de año, en parte, gracias a la campaña de verano. Es evidente que el paro baja, una noticia positiva, pero en unas condiciones muy concretas. Porque la oferta laboral, lo que los negocios y empresas salmantinas contratan, corresponden a perfiles muy concretos. Y entre ellos reinan el sector servicios y la construcción, los que de verdad generan el grueso del empleo que se ha ofertado este verano en Salamanca.

 

Estos dos sectores acaparan buena parte de la mejoría en el paro. Según los datos del Ministerio de Empleo, son los dos sectores en los que más ha bajado el paro en Salamanca en lo que va de año. Entre enero y julio de 2016, el número de parados inscritos se ha reducido en 4.703 personas en Salamanca; de esa mejora, 3.050 personas lo son del sector servicios y otras 879 de la construcción. Los dos sectores son los que más paro tienen en la provincia, a pesar de todo.

 

Eso supone que la hostelería, el comercio o el transporte, englobados en el sector servicios, y la construcción en general por otro, están detrás de la desaparición de cuatro de cada cinco parados en los siete primeros meses del año. Lo que podríamos resumir en hostelería o ladrillo. La afirmación no es exagerada porque, aunque la clasificación de servicios con la que se hace la estadística del paro incluye quince actividades, el peso de las vinculadas a hostelería, turismo y construcción es claro.

 

Según los datos de afiliación, estas actividades son las que registran un mayor incremento de trabajadores dados de alta. Si comparamos los datos de mayo, antes del inicio de la campaña de verano, con los de julio resulta que hay 300 afiliados más en hostelería y 500 en comercio, ambas actividades del sector servicios; la educación, que también contabiliza en este sector, reduce su número de afiliados en casi 1.200: es el efecto de los despidos de verano en colegios e institutos. A ello hay que sumar otros 350 en la construcción. La excepción son los 900 dados de alta más en sanidad.

Noticias relacionadas