Historia, Ingeniería Técnica Naval y Radioelctrónica Naval, las carreras con menos opciones de lograr un empleo

Por contra, Medicina, Óptica y Optometría y Ciencias Actuariales y Financieras, son las carreras mejor posicionadas en España para conseguir un trabajo de futuro.

Los licenciados en Medicina, Óptica y Optometría y Ciencias Actuariales y Financieras, son las carreras mejor posicionadas en España para conseguir un empleo, según se desprende del estudio 'Inserción laboral de los estudiantes universitarios', elaborado por el Ministerio de Eduación, en colaboración con los Consejos Sociales de las Universidades Españolas, y en el que se han tenido en cuenta los datos de empleabilidad de los estudiantes que comenzaron sus estudios superiores en el curso 2009/2010.

  

Concretamente, Medicina 'coloca' al 92,9 por ciento de sus estudiantes, mientras que Óptica y Optometría y Ciencias Actuariales y Financieras al 84 por ciento.

  

La secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Montserrat Gomendio, ha destacado que por ámbito de conocimiento, las licenciaturas más demandadas en el mercado laboral son las relacionadas con la Informática, las Matemáticas y la Estadística y las Ciencias de la Salud. Sus alumnos superan el 70 por ciento de afiliación al terminar la carrera.

  

Por el contrario, las situadas en el ámbito de las Humanidades, el Derecho y las Artes, no superan el 50 por ciento de afiliación. De ahí, que las licenciaturas peor situadas para conseguir empleo sean Historia (que emplea al 45 por ciento de sus alumnos), Ingeniería Técnica Naval (el 40 por ciento), las filologías (entre el 39 y el 18 por ciento) y la Radioelctrónica Naval (con un 16,7 por ciento).

  

El estudio también compara la empleabilidad tras el primer año de estudios universitarios y el existente al terminar la licenciatura. En este caso, repiten las mismas titulaciones en los primeros puestos. Concretamente, la mejor situada es Ciencias de la Salud con un 43,7 por ciento de afiliaciones tras un año de carrera, que se convierten en 71,4 por ciento al finalizarla. Gomendio ha explicado que, en esta caso, la empleabilidad final es incluso mayor, ya que los que estudian medicina comienzan el MIR, y no se incluyen en las cifras.

  

Lo mismo ocurre con Ciencias, aunque, en su caso, está en el penúltimo lugar de la tabla. Tras el primer año se contabiliza un 35,8 por ciento de afiliaciones, mientras que tras finalizar los estudios se eleva al 63,6 por ciento, una cifra que sería más alta, ya que es habitual que los estudiantes de estas licenciaturas continúen después con su formación académica con estudios de postgrado.

 

POCOS ELIGEN CIENCIAS

  

Gomendio también ha destacado que el 54,3 por ciento de los estudiantes universitarios españoles eligen Ciencias Sociales y Jurídicas. Le siguen Ingeniería y Arquitectura (21%), Ciencias de la Salud (12%), Artes y Humanidades (6,9%) y Ciencias (5,95).

  

Este bajo porcentaje de alumnos que eligen las ciencias, la secretaria de Estado ve el origen del problema ya en la educación obligatoria y ha recordado que en los informes de la OCDE y PISA que se hacen a los alumnos a lo largo de su vida académica --a los 9 y 15 años, respectivamente-- éstos obtienen "datos muy bajos" en estas materias. También ha indicado que ya, a la hora de escoger carrera, se produce un "sesgo debido a la nota de corte".

  

El estudio señala también que el 52 por ciento de los titulados que cotizaba a la Seguridad Social, al año de comenzar la carrera, no trabajaba en un empleo acorde a su título. Este porcentaje aumenta "muy poco", según ha apuntado Gomendio, al término de los años académicos, hasta el 44,5 por ciento.

   Este último porcentaje se desglosa de tal manera que el 20,1 por ciento de emplea en trabajo medio y no manual, mientras que el 24,4 por ciento restante se dedica a un empleo bajo y manual.

  

Del mismo modo, el estudio apunta que la distribución de las licenciaturas según el número de estudiantes. Un 28,7 por ciento, registra menos de 50 estudiantes y un 47,7 por ciento, menos de 75 alumnos.

  

Gomendio ha reconocido que existe "preocupación" ante esta situación, aunque no cree que haya "demasiadas licenciaturas" en las universidades españolas, sino que, a su juicio, se deberían "racionalizar". "Hay que mirar y hablar con las comunidades autónomas y universidades para que una titulación no se oferte en tantos centros", ha apuntado.

  

Precisamente, ha defendido que este estudio sirve como "herramienta para la mejora universitaria". A su juicio, la elección de una carrera es personal de un alumno, pero "cuando no exista una decisión meramente vocacional, saber la empleabilidad de una titulación puede ser de gran ayuda para el futuro estudiante". "Existía una deficiencia, que era que el estudiante no tuviera esa información", ha apuntado.

  

Finalmente, preguntada por si se había tenido en cuenta en este estudio a los licenciados que se han ido de España en busca de empleo, Gomendio ha indicado que "no corresponde a este estudio", pero ha precisado que los datos que se manejan es que se han marchado del país 44.388 jóvenes de entre 20 y 24 años, de los que 4.615 son españoles y 2.433 nacidos en España.

  

Al respecto ha explicado que, en su mayoría, son personas que han solicitado la nacionalidad española que vinieron antes de la crisis en busca de trabajo y ahora regresan a su país de origen, y hijos de inmigrantes que regresan al país de éstos.