Herrera y Risto se enzarzan por los toros

Risto mejide al rincon de pensar

Duros reproches entre ambos después de que el popular locutor defendiera el sentido económico que deriva de la tauromaquia.

Carlos Herrera y Risto Mejide viven una auténtica guerra. La enzarzada, ha surgido a propósito de la entrevista que Mejide realizó al diestro, Julián López 'El Juli', cuando en su programa Al rincón, en donde le pregunto si se consideraba un "asesino en serie".

 

El domingo pasado, en su artículo en el suplemento XL semanal, Carlos Herrera escribió una defensa de la Fiesta Nacional. Y, sin llegar a mencionarle literalmente, el popular locutor de Cope expuso que "hay tontos en serie, con programas de televisión incluidos, que consideran a los toreros asesinos en serie".

 

Risto Mejide, por su parte, ha seguido con el tema y ha publicado en su página web una carta en donde arremete contra Herrera con frases como: "Me gusta calificar a la gente cuando la tengo delante, no desde lejos, a sus espaldas o a través de un broche final en un artículo sin siquiera atreverme a dar el nombre y apellido".

 

 

CARTA DE RISTO A HERRERA

 

Soy tonto. Sí, ya sé que para muchos, hasta aquí, ninguna novedad. Los que mejor me conocen ya lo tienen más que sufrido y comprobado. Pero es que ahora, además, he sido recalificado -imagino que con intención peyorativa- por Carlos Herrera, conocido periodista que ha utilizado su columna en el XL Semanal para llamarme tonto, y por si fuera poco, le ha añadido ‘en serie’ para lucirse con su original juego de palabras. Soy un tonto en serie. Llega tarde, pero llega.

 

El ocurrente jueguecito viene porque hace poco llamé a la cara "asesino en serie" a un torero. Bueno, de hecho ha sido a dos "maestros", el otro fue hace casi un año, aunque el señor Herrera se haya enterado ahora. Y qué le voy a hacer, como soy tonto lo pienso volver a hacer cada vez que se me presente la ocasión. Me gusta calificar a la gente cuando la tengo delante, no desde lejos, a sus espaldas o a través de un broche final en un artículo sin siquiera atreverme a dar el nombre y apellido de quien estoy hablando. Seré tonto, sí, pero no cobarde.

 

A lo que iba, que soy muy tonto. Eso sí, no considero que la especie humana sea la mejor del reino animal. Más bien creo que somos de lo peorcito. No hay más que escuchar de tanto en tanto a gente como Jonas Salk, prestigioso virólogo estadounidense y desarrollador de la vacuna contra la polio: "Si desaparecieran todos los insectos de la tierra, en menos de 50 años desaparecería toda la vida. Si todos los seres humanos desaparecieran de la tierra, en menos de 50 años todas las formas de vida florecerían". Otro tonto, imagino.

 

Precisamente por eso, y aún sin salir de mi tontería, puedo atisbar que matar a otro animal con el único propósito de entretenernos resulta un acto de barbarie anacrónico y repugnante, impropio de una sociedad que se considera a sí misma civilizada. Y justificarlo me sigue pareciendo tan inmoral como ridículo, por más razones que se me den. A saber.