Herrera y Gavira, en octavos con una trabajada victoria ante Estados Unidos

Herrera y Gavira se felicitan tras certificar la victoria

La pareja española de voley playa compuesta por Pablo Herrera y Adrián Gavira ha cosechado este miércoles una importante victoria, por 2 sets a 1, en la tercera jornada del torneo de los Juegos de Río contra el dúo estadounidense Jacob Gibb-Casey Patterson, lo que le clasifica para los octavos de final del torneo olímpico.

El duelo en la playa de Copacabana se saldó con parciales de 21-19, 16-21 y 15-7, lo que le permitió rehacerse a los españoles de la inesperada derrota de la segunda jornada ante la pareja catarí y lograr el pase a la siguiente fase del campeonato.

Después de un inicio igualado, un punto de espaldas logrado por Patterson propició que los americanos se escaparan en el marcador poniendo el 16-12. Tras un tiempo muerto, los españoles consiguieron empatar a 18 y acabar imponiéndose en la primera manga por un ajustado 21-19.

Afectados aún por la derrota en la primera manga, los estadounidenses encajaron un parcial de 1-4 que fue tan sólo un espejismo de lo acontecido después. De los siguientes ocho puntos, España sólo logró uno pidiendo tiempo muerto con 8-5.

Tras la reanudación, los españoles consiguieron cerrar la sangría hasta que la veteranía de Gibbs, de 40 años, entró en escena. El número uno de la dupla americana anotó tres puntos consecutivos con dos bloqueos y un remate que llevó hasta los cinco la ventaja, para decantar el segundo set hacia los americanos con un definitivo 21-16.

La 'muerte súbita' empezó con nervios por ambos bandos, sabedores que una derrota podía dejarles fuera del torneo olímpico. Tras un golpeo fuera de Patterson, los españoles cogieron una renta de tres puntos que obligó a 30 segundos de reflexión por el bando de las barras y estrellas.

En la vuelta a la arena llegó la jugada clave del partido. Una pugna por un balón dividido en la red protagonizado Gibbs y Gavira, que cayó inicialmente del bando americano, propició la reclamación de los españoles que tras la consulta del vídeo ganaron el punto. En ese instante los estadounidenses se perdieron en un mar de protestas, de varios minutos, que provocó los silbidos del público.

Resuelta la polémica, Gavira y Herrera supieron mantener la concentración para hacer buena la ventaja e incluso ampliarla con el 4-10. Los siguientes puntos sirvieron para certificar la trabajada victoria española que finalmente se cerraría con un contundente 7-15 tras un gran bloqueo de Herrera y con una dupla americana ya entregada.