Herrera solo piensa en "cumplir el contrato" que asumió en 2011: "Hablar de 2015 es política - ficción"

"Era un contrato a conciencia de que nos esperaban años muy duros y eso, siendo consciente de que se tomarán medidas aún muy complicadas, algunas de ellas incluso con contraindicaciones".

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha asegurado que actualmente está "concentrado y centrado" en el "contrato" que considera que asumió con los ciudadanos de la Comunidad al ganar las Elecciones Autonómicas de 2011, al tiempo que ha aseverado que no tiene otros planteamientos "a medio plazo" y calificado de "política ficción" hablar sobre candidatos para los comicios de 2015.

  

Así se ha expresado el dirigente autonómico castellanoleonés en una entrevista publicada este domingo por el diario El Norte de Castilla y recogida por Europa Press, en la que también ha advertido de que si gobiernos o partidos de otras comunidades pusieran en marcha acciones como las que ha llevado a cabo la Generalitat de Cataluña, sus representantes no podrían "salir con normalidad a la calle".

  

El presidente Herrera ha recalcado que, ante los posibles "anticipos, decisiones o política-ficción" sobre las Elecciones Autonómicas y Municipales de 2015 tiene una respuesta. "Más que nunca tengo el argumento de que estoy concentrado y centrado en el contrato que asumí con los ciudadanos en 2011. Era un contrato a conciencia de que nos esperaban años muy duros y eso, siendo consciente de que se tomarán medidas aún muy complicadas, algunas de ellas incluso con contraindicaciones", ha recalcado.

  

En este sentido, ha valorado el anuncio realizado hace unos días por el alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, sobre su intención de volver a presentarse como candidato del PP a la Alcaldía y la ha calificado de "perfecta en la estrategia y en la táctica". "¡Es que le envidio!", ha reconocido.

  

Juan Vicente Herrera también se ha pronunciado sobre las movilizaciones a favor de la independencia de Cataluña y las propuestas del presidente Artur Mas, algo que ha considerado "ineficaz y malo" en un momento en el que, en su opinión, se construyen "espacios más globales" y que "las respuestas de partida ante la crisis pasan por la construcción de más Europa.

  

Frente a ello, ha reprochado que el Gobierno catalán pretende "destruir en lugar de construir, separar en lugar de unir", mediante "recreaciones de historias seculares". "Si los pobrecitos políticos de cualquier Comunidad mesetaria" hicieran la mitad de la mitad de lo que vienen realizando los partidos que se han turnado en la Generalitat, no podríamos salir a la calle", ha apostillado.

  

En otra materia, ha abordado el "grave problema de credibilidad e incluso de respeto" por el que pasan los partidos y dirigentes políticos, algo que se debe, a su juicio, a que no han sido capaces de buscar grandes acuerdos "como los que hubo en la transición o después del 23-F". "El reproche de la calle es a un oficio, como el político, que está en profundo descrédito y, fundamentalmente, por no modernizarnos y no dar una buena respuesta a estos sucesos de bochorno", ha recalcado, en referencia a la corrupción.

  

En este sentido, tras reconocer que "sin prejuzgar nada" tiene "las mejores impresiones de honorabilidad" sobre los expresidentes de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán y Manuel Chaves con respecto al caso de los ERE, ha advertido de que "no se puede utilizar" la corrupción como "arma arrojadiza" entre los partidos políticos.

  

"Y menos como generalización, que es lo que ha dado la impresión en algunas ocasiones en el desdichado asunto Bárcenas, que es una especie de causa general contra PP y todo los que militamos en él. Eso es algo que pone de manifiesto no la prevalencia del 'y tu más', que me parece feísima. Es cuando utilizamos este argumento para herir al contrario a sabiendas de que estamos haciendo un daño objetivo a personas y a organizaciones básicamente honorables, nos estamos haciendo daño a nosotros mismos", ha continuado.