Herido el conductor de un camión tras un espectacular vuelco

Tan sólo un mes después del vuelco de un camión cargado de ovejas, la rotonda de Buenos Aires volvió a registrar ayer otro espectacular accidente.
E. G.

En esta ocasión, el conductor de un vehículo pesado cargado de jamones perdió el control al salir de esta glorieta y quedó volcado encima de las vallas protectoras de la mediana, según informaron el Servicio de Emergencias de Castilla y León 112 y los Bomberos de Salamanca.

El accidente se registró en torno a las 12.44 horas, en el kilómetro 339,900, de la A-66, en sentido Sevilla, a la altura de la rotonda de Buenos Aires. Por causas que se desconocen, el conductor del camión –compuesto por una cabeza tractora y un semiremolque– y único ocupante perdió el control del vehículo y volcó sobre las vallas protectoras de la mediana de separación.

Tras recibir el aviso de lo ocurrido, hasta el lugar se desplazaron una ambulancia de soporte vital básico, agentes de la Policía Local y la Guardia Civil de Tráfico y una dotación de los Bomberos de Salamanca, ya que las primeras llamadas alertaban de que el piloto no podía salir y que se encontraba inconsciente.

Una vez en el lugar, los efectivos no tuvieron que excarcelar al herido, ya que tras recobrar el sentido, pudo salir por su propio pie y ayudado por otros conductores.

El herido, un hombre de 43 años, Y. K., de nacionalidad holandesa, que presentaba varios cortes, fue evacuado en una ambulancia al Hospital Virgen de la Vega, con pronóstico leve. Mientras, la Guardia Civil de Tráfico mantuvo cortado el carril, hasta bien entrada la tarde –las 20.30 horas–, y desvió la circulación rodada por la antigua Nacional 630 –por Tejares–. Además, debido a la magnitud del vehículo, fue necesaria la asistencia de una grúa para poder retirarlo de la calzada. Una labor que se prolongó hasta las 20.30 horas ya que previo a la retirada del vehículo, fue necesario cambiar la carga a otro vehículo. Las labores de los Bomberos consistió en esparcir espuma por la calzada debido a que el vehículo, con el vuelco, había perdido parte del carburante, para evitar que este pudiera prenderse, ayudar al traslado de mercancía y limpieza de calzada. Tan sólo hace un mes, el día 15 de febrero, esta misma rotonda se registró otro accidente de un camión cargado de ovejas. El conductor y el acompañante sufrieron lesiones y una decena de animales fallecieron.