“He pasado muchas noches sin dormir y he dejado de lado muchas cosas… no podía seguir así”

Paco Caste (Chema Díez)

Paco Caste analiza su paso por el club, su futuro y las razones que le han llevado a renunciar a la presidencia. “Pero sigo siendo de la UDS y la defenderá a muerte”, señala.

“Tengo un negocio que en un año casi no he atendido, y según están las cosas no me lo puedo permitir. Además he pasado noches sin dormir, literalmente, y he dejado a mi familia y amigos de lado. No podía seguir así”. Paco Caste se expresa con estas palabras poco antes de terminar su mandato como presidente de la UDS por voluntad propia, pero eso sí: “Nunca dejaré a la UDS y seguiré apoyando como socio porque llevo el club muy dentro”, señala.

 

Después de más de un año en un cargo que “desgasta mucho, porque ha coincidido con una época muy difícil para el club”, Caste reconoce que le ha llegado la hora de parar. “Tengo un negocio que he dejado desatendido y creo que el fútbol a estos niveles debe ocuparse gente que viva por y para ello o tenga mucho tiempo libre, porque he abandonado muchas cosas por el fútbol”, señala.

 

Caste dejará el club en manos de Alfonso del Arco hasta que se nombre otro Consejo de Administración, cuya función hasta ahora “ha sido ejemplar y creo que hemos conseguido buenas soluciones con al ayuntamiento, la familia Hidalgo y ahora hay que ser optimistas y esperar que todo siga su curso”, destaca.

 

Para el presidente de la UDS, “lo ideal sería que el club consiguiese el ascenso este año y creo que lo vamos a conseguir porque hay equipo para ello. Así se terminarían muchos de los problemas, pero hay que ganárselo en la cancha”. No obstante, Caste está convencido de la viabilidad del club en el tiempo “y yo seguiré apoyando como un socio y aficionado más porque llevo a la UDS en el corazón y este año todavía acompañaré a Alfonso del Arco en el palco para ver los partidos, pero nada más. Luego, se acabó”, señala.

 

Así, Paco Caste abandona la presidencia para dar paso a un nuevo Consejo provisional hasta que se cree el definitivo con la satisfacción del trabajo bien hecho. “Nunca hemos querido perjudicar al club, ni mucho menos. Me ha costado muchos disgustos. Pero si pudiera volver atrás en el tiempo y tuviera que ser presidente de nuevo lo haría… aunque con 100 millones más en las arcas”, bromea.