"He oído gritar porque hemos notado cómo el autobús se movía y volcaba"

Los pasajeros del autobús de la empresa Moga acusan al mal estado de la calzada de provocar el accidente

Según las primeras informaciones, en el autobús viajaban 26 personas, de diferentes municipios como Cantalapiedra, Poveda de las Cintas, Villoria, Villoruela y Babilafuente. El final de esta línea interurbana era la capital de Salamanca.

Las primeras hipótesis hablan de que el conductor perdió el control del autobús y se salió de la calzada volcando en el margen derecho. Algunos acusaban al mal estado de calzada lleno de baches la causa de este accidente de tráfico.

Hasta el lugar de los hechos acudieron varias ambulancias de Soporte Vital Básico del Servicio de Emergencias del 112, así como un helicóptero medicalizado que trasladó a la herida más grave, natural de Poveda de las Cintas. También se alertaron a los bomberos del Parque Comarcal de Peñaranda y el Provincial de Villares de la Reina, dependiente de la Diputación Provincial de Salamanca, debido a que varios de los heridos quedaron atrapados en el autobús. También se dieron cita varias dotaciones de la Guardia Civil de Tráfico.

El accidente tuvo lugar frente a las instalaciones de una multinacional de paneles, que dieron cobijo en un primer momento a los profesionales sanitarios. Precisamente en una de sus instalaciones se realizaron los primeros auxilios entre los viajeros del autobús, antes de ser trasladados al Complejo Hospitalario de Salamanca.

Uno de los heridos, un joven natural de Villoruela, explicó que "yo prácticamente no me he dado cuenta de nada, aunque sí que algunas de las personas que iban en el autobús han comenzado a gritar y agarrarse fuerte a los asientos, porque han notado cómo el coche se movía y después volcaba".