Hay vida en verano para los niños fuera de las piscinas y los videojuegos.

El mantenimiento de los hábitos de lectura y matemáticas durante el verano conlleva numerosos beneficios en los niños.

Los más jovenes pueden mejorar capacidad intelectual al potenciar la memoria, el razonamiento, la concentración y la agilidad mental gracias a lecturas y sencillos ejercicios . Para los niños, es fundamental mantener ciertas rutinas de trabajo y concentración que facilitarán su vuelta al cole pasadas las vacaciones, puesto que en tres meses de verano se puede echar a perder el trabajo de todo un año. Así lo creen en Kumon, centros de enseñanza, desde donde se insiste que durante el descanso vacacional no se debe abandonar por completo el trabajo, sino que hay que adaptarse a nuevos ritmos.

 

Al igual que un niño puede estar varias horas con un videojuego, también puede realizar otras actividades a medio camino entre lo lúdico y lo intelectual, como resolver un sudoku en la playa o entusiasmarse con la lectura de un libro. En este sentido, lo importante es saber elegirlo, que el libro esté acorde con el nivel de comprensión lectora y las inquietudes del niño, teniendo en cuenta además que en esta época estival los libros de aventuras y de pandillas de amigos son los más apreciados por los pequeños de la casa. Es muy recomendable entretener a nuestros hijos con lecturas estimulantes en las horas en las que el sol les puede hacer más daño si juegan fuera, por ejemplo.

 

En Kumon y, como complemento se ofrece a las familias de los niños que siguen el método durante el año la posibilidad de continuar con los ejercicios durante las vacaciones. Trabajar durante todos los días del año es uno de los principios metodológicos de esta forma de aprendizaje, y para ello, sus profesores preparan con antelación todos los materiales de sus alumnos según sus necesidades y haciendo una estimación de los avances logrados durante el curso. El verano es, por tanto, una oportunidad de repasar contenidos aprendidos durante el curso o de resolver más ejercicios debido al mayor tiempo disponible.

 

Los expertos  recomiendan a los padres que ayuden a sus hijos a mantener estos hábitos en vacaciones ya que de esta forma podrán mantener todo lo desarrollado durante el curso. Además los alumnos de los centros educativos abiertos en verano en Castilla y León pueden continuar con la práctica del método en verano y continuar con los mismos hábitos desarrollados durante el resto del año.