"Hay que cumplir los plazos a partir del 18 de junio; de lo contrario la ley dice que el club se debe liquidar"

(Foto: Chema Díez)

Los administradores esperan la entrada de Hidalgo, de algún otro inversor o incluso de la afición para salvar a un club que no tiene dinero para liquidar a la plantilla.

Pasan los días y el futuro de la UD Salamanca no se aclara, más bien todo lo contrario porque lejos de avistar una solución, el futuro de un club histórico se tiñe poco a poco de un color más negro. Pero como la esperanza es lo último que se pierde, la afición, que ha hecho un llamamiento para la vuelta de Hidalgo en las redes sociales, no va a permitir que el club desaparezca ni su refundación, aunque aún no sepa cómo.

 

"Por el momento no hay nada en concreto y estamos a la espera de una respuesta de la familia Hidalgo o de otros inversores para poder salvar al club de la desaparición pero la situación es complicada". Así lo destaca Máximo Mayoral administrador del club, quien señala además que el día 18 de junio se debe aprobar el conevio "con todas las condiciones para garantizar la viabilidad del club".

 

Pero, ¿qué pasa si no se aprueba el convenio? "El club se liquidará porque es lo que marca la ley, pero no queremos llegar a esos extremos y sí a una solución lo antes posible", destaca Mayoral.

 

No obstante, las preguntas siguen; ¿qué ocurrirá si se aprueba el convenio pero luego no se puede cumplir con todas las condiciones? "La ley marca que si no se sigue el convenio al pie de la letra, el club también tendrá que liquidarse", apunta.

 

En cuanto a las deudas con la plantilla, el club no tiene liquidez en la actualidad, por lo que los jugadores van a denunciar ante la AFE al equipo, pero el club tiene hasta el 30 de junio para saldar su deuda, porque de lo contrario, el club perdería la categoría por impagos.

 

De este modo, todo el mundo espera un encuentro entre los administradores y la familia Hidalgo con el fin de acercar posturas para salvar 90 años de historia y a una afición entregada.