“Hay mucho silencio y en las caras se nota gran tristeza”

Sandra Bravo, estudiante salmantina en Tokio, asegura estar “bastante mejor, más tranquila, aunque tuvimos réplicas toda la noche”
E. S. C.

“Estoy bastante mejor, más tranquila y aunque tuvimos réplicas durante toda la noche parece que se ha calmado la cosa”, apuntaba ayer en declaraciones a este periódico.

Poco a poco, esta estudiante de Economía, que lleva desde septiembre en Japón gracias a una beca, trata de hacer su vida habitual en medio de las dificultades que atraviesa el país. “Esta mañana –por ayer– tuve que salir a comprar al supermercado. En la calle se intenta recuperar la normalidad, pero mientras un día cualquiera las zonas próximas a las estaciones son un ir y venir de gente continuo, hoy –por ayer– no se ve apenas a nadie, hay mucho silencio y en la cara de la gente se nota muchísima preocupación y un sentimiento generalizado de tristeza en todas partes”, explicaba Sandra, que se ha quedado sin conexión por ordenador a internet por los problemas en el suministro eléctrico y de momento sólo puede contactar con el exterior a través del móvil.“Nos han avisado de que esta noche –por anoche– podemos tener bastantes cortes de luz y estamos un poco pendientes de lo que pase con el tema de las centrales nucleares”.

Las comunicaciones también se han visto afectadas por el seísmo y se están recobrando poco a poco. “La mayoría de los trenes en Tokio ya funcionan, menos algunas líneas que siguen cortadas””.

Ante la situación de incertidumbre que vive el país, la población ha optado por aprovisionarse. “Por los barrios del centro hay mucha gente comprando comida y cosas en grandes cantidades por si hay problemas”, constataba Sandra. No obstante, la joven salmantina no dudaba en elogiar la reacción del pueblo japonés ante una catástrofe como la que está afrontando. “La organización y el comportamiento de esta gente es ejemplar, si pasa esto en otro país no habría sido ni parecido”, sostenía la estudiante de Fuentes de Oñoro, una de las españolas más reclamadas estos días por los medios.