“Hay cosas que se pueden mejorar… pero se han respetado los puntos básicos que pedía Castilla y León”

La denominación comercial sin pureza y el aumento del tiempo de adaptación de las explotaciones, claves para el sector en Salamanca y la comunidad.

La Junta de Castilla y León, a través de la consejería de Agricultura y Ganadería, ha mostrado un optimismo moderado ante el nuevo borrador que ha presentado el Ministerio a las Comunidades Autónomas y al propio sector, en boca de la viceconsejera de Desarrollo Rural, María Jesús Pascual.

 

“La impresión de la Junta ha sido positiva por el contenido del Real Decreto ya que hay dos puntos principales que se han respetado como es el caso de la denominación comercial del producto donde no aparecerá el porcentaje racial, que era además una de nuestras propuestas”, ha señalado.

 

Según Pascual, “no podíamos volver a educar al consumidor en este aspecto y ahora ese porcentaje de factor racial va en otro apartado, con otro estilo de letra y otro color. Nunca nos hemos opuesto a que apareciese ese factor pero sí en la etiqueta. En ese punto, el más problemático, el proyecto lo contempla de modo positivo.”, señala.

 

En otro apartado, el de los periodos transitorios, el Ministerio ha modificado el documento y ahora ha incluido un periodo transitorio aunque se debe ampliar a dos metros cuadrados el espacio de cebo de un cerdo los últimos 45 días de vida, algo que antes no se contemplaba y suponía reducir a la mitad el cerdo ibérico de cebo y ahora se amplía a tres años aunque nosotros pedíamos 10 aunque esta propuesta puede dar tiempo a los productores.

 

“Hay otros aspectos relacionados en el peso de jamones y paletas que son variables pero debe haber un consenso en éste y otros aspectos pero hemos salvado esos dos escollos y el resto están recogidos y pueden ser asumibles por el sector”, señaló Pascual.

 

El martes, reunión de la mesa de porcino en Castilla y León

 

Ante esta situación, el martes 29 de enero por la mañana se reunirán con los representantes del sector del ibérico en la Junta “pero sí hemos contactado con Iberaice que representa a la mayoría del sector y la impresión de las dos partes es de cierta tranquilidad porque se ha tenido en cuenta lo que se ha reivindicado aunque nos hubiese gustado llegar a más, pero nunca nos hemos opuesto a informar al consumidor”, apunta Pascual.

 

Castilla y León ha pedido que el porcentaje racial no apareciese en la denominación comercial “porque éste tiene que ser ibérico de bellota o ibérico de bellota puro sin ninguna cifra, y que vaya en otro apartado pero nosotros no especificábamos dónde, en el mismo campo visual (misma etiqueta) con una letra similar el 50% de tamaño de la denominación de venta”.

 

Para la Junta, las tres denominaciones de venta son correctas ibérico de bellota, de cebo y de campo las dos últimas subapartados y Castilla y León tiene explotaciones de cebo tradicional porque no se parecen a los de rejilla.

 

Por último, “la subida de uno a dos metros supone reducir un 50% la producción porque o se hace otra nave paralela o si no, no se podrán cebar más que la mitad. El coste económico podría aumentar un 10% pero también sabemos que el ibérico es un producto gourmet y tiene que tener esa diferenciación con el resto y nos parece bien”, aunque se está luchando porque esa distancia se quede en menos y habrá menos producción de ibérico de cebo y que Anprogapor va a realizar un informe que entregará al Ministerio.