Hasta que Lesma quiso

El análisis táctico del encuentro realizado ayer por el Salamanca es sólo aplicable a los poco más de sesenta minutos en los que ambos conjuntos estuvieron igualados en fuerzas. Fue hasta que Lesma López quiso. Cuando el colegiado optó por erigirse como protagonista, dejó al Salamanca casi como un equipo alevín.
D. G.

Fue algo menos de media hora de castigo en los que llegaron dos goles originados en el desconcierto táctico promovido por las tres expulsiones. Hasta ese momento se había visto una UDS ordenada, bien puesta sobre el terreno de juego pero de escasa profundidad. Salió de inicio D’Alessandro con lo que ya había avisado durante la semana: Endika como pivote, Salva por delante, Hugo a la derecha, Cuéllar a la izquierda y Perico por detrás del punta. Pronto llegaron las modificaciones. La tarjeta a Gañán y el daño constante que por su costado le hacía Sendoa obligaron al técnico a retirar al capitán para evitar quedarse pronto con uno menos. Goiko cayó a la derecha y Lombán quedó como central. Luego, el marcador adverso hizo mover piezas de nuevo al descanso. Endika por Linares y dos puntas. Se igualaron las fuerzas, el Salamanca creó problemas a balón parado y sufrió poco, hasta que llegó la acción del penalti y todo lo demás. Desde ahí hasta el final, defensa infructuosa para no encajar una goleada demasiado dañina.