Hasta el 15 de noviembre se han declarado en Salamanca 31 casos de tos ferina

La cifra es tres veces superior a la de 2014, pero en la misma línea de 2011, cuando se produjeron 36 casos. El servicio de Epidemiología de la Junta asegura que los datos de los últimos cinco años están dentro de la media, pese al incremento. Se mantiene el calendario de vacunaciones de los menores y se estudia ampliarlo a las embarazadas.

El servicio de Epidemiología de la Junta de Castilla y León en Salamanca ha registrado, en la primeras 46 semanas de año, 31 casos declarados de tos ferina. Este dato supone el triple de los casos contabilizados en 2014. Teniendo en cuenta la serie de los últimos cinco años, se observa que en 2011 se produjo un repunte con 36 casos, lo que se fue reduciendo en 2012 y 2013, con 4 y 5 casos respectivamente; para volver a aumentar en 2014, con 11 casos.

 

Esta evolución no difiere de la que se contempla en el resto de España y la Comunidad, y no supone un motivo extra de preocupación para las autoridades sanitarias, según la jefa del Servicio de Epidemiología de Salamanca, Teresa Muñoz.

 

Los casos salmantinos se han dado principalmente en menores de 15 años, aunque también ha aparecido alguno en adultos y destaca el de una persona de 85 años. En cuanto a los lactantes menores de tres meses, aquellos en los que los médicos muestran mayor preocupación por los riesgos que conlleva, también ha habido enfermos pero el tratamiento ha sido eficaz y no ha habido que lamentar ningún fallecimiento. Según los datos que aporta el Informe Epidemiológico de Enfermedades de Declaración Obligatoria de Castilla y Leon (2012 y 2014), el 48% de los casos se presentaron en menores de 5 años. En la región, en 2014 se notificaron 71 casos de tos ferina, un 136% más de casos que en 2013. Todas las provincias menos Segovia y Soria notificaron casos. Valladolid fue la provincia que notificó más casos, 29, aunque Palencia presentó la tasa más elevada, con 6,52 casos por 100.000.

 

La tos ferina es una enfermedad de Declaración Obligatoria, contra la que existe un calendario de vacunación en los menores, con cuatro dosis de los 3 a los 18 meses de vida y una dosis de recuerdo a los 6 años.

 

El Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III ha recomendado vacunar a las embarazadas dado el aumento de casos y por el fallecimiento de tres bebés menores de tres meses, cuando aún no había podido ser vacunados.

 

Para prevenirlo, los pediatras también recomiendan vacunar a las embarazadas entre la semana 27 y 36 de gestación para proteger al bebé hasta que pueda recibir la primera dosis, algo que ya están haciendo siete comunidades autónomas (Cataluña, Asturias, Navarra, Valencia, País Vasco, Canarias y Extremadura). Tras las últimas muertes, Andalucía, Murcia y Madrid han anunciado que también vacunarán sistemáticamente durante el embarazo.

 

La Junta de castilla y León también ha asegurado que si los expertos lo recomiendan vacunarán a las embarazadas contra la tos ferina. La vicepresidenta de la Junta y portavoz del Gobierno regional, Rosa Valdeón, afirmó la semana pasada que si llega la recomendación, "no haya ninguna duda de que se va a hacer.

 

La responsable salmantina de Epidemiología, Teresa Muñoz, se manifiesta en la misma línea  y recuerda que se está evaluando la situación. Cuando se decida si se vacuna o no a las embarazadas, habrá que determinar también, en función de las dosis que haya disponibles, si se retrasa al dosis de recuerdo de los menores hasta los 7 u 8 años, para así poder vacunar a las gestantes. Pero si las existencias de vacunas lo permiten, se vacunará a las madres y se mantendrá tal y como está ahora el calendario infantil.