Harán falta hasta 17 años para volver al nivel de empleo previo a la crisis

Así lo ha estimado el catedrático de Economía Aplicada de la Autónoma de Barcelona, Josep Oliver en su estudio 'El mercado de trabajo abril-septiembre 2012 y la vulnerabilidad de los hogares españoles'

España empezará a crear ocupación en los meses centrales de 2013 y se prevé que alcance un saldo positivo durante 2014 si no se vuelve a cuestionar la estabilidad del euro, aunque puede tardar hasta 17 años en volver a los niveles de ocupación de antes de la crisis, según el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Josep Oliver.

 

Así lo ha estimado durante la presentación en Barcelona de su estudio para ManpowerGroup 'El mercado de trabajo abril-septiembre 2012 y la vulnerabilidad de los hogares españoles', en el que ha señalado que "firmaría" para que la ocupación regresase en 2022 a los niveles de 2007.

 

En la crisis española de 1974 a 1985 se tardó 11 años en destruir en torno al 15% de la ocupación, frente a los cinco que se ha tardado en la crisis actual, y si entonces la recuperación de los niveles de ocupación se prolongó hasta 1991, Oliver ha estimado que en esta ocasión se necesitarán por lo menos 15 años.

 

La doble recesión entre julio de 2011 y septiembre de 2012 por la pérdida de confianza en el euro ha costado cerca de un millón de empleos y cerca del 30% de toda la destrucción de ocupación desde septiembre de 2007, aunque el experto ha considerado que empieza a quedar atrás y que en los meses centrales de 2013 se pueden crear entre 200.000 y 300.000 empleos.

 

Según ha explicado, esta crisis se diferencia de las anteriores porque ha ido más allá de la construcción y la industria y se ha extendido al sector de los servicios, con la destrucción de 667.000 puestos entre abril y septiembre de 2012 (-4,9%, frente al -1,2% entre 1991-1994), así como a la pérdida de empleos en sector público, que ha caído un 3,7% con 113.000 puestos menos, frente a los 74.000 (-0,1%) en el sector privado.

 

Así, la destrucción de empleo, que empezó afectando a perfiles poco cualificados y a inmigrantes se ha vuelto más terciaria, feminizada y nativa, afectando también a personas de mayor edad, con más educación y con más contratos indefinidos, y al sector público, empleados que hasta ahora se habían mostrado más protegidos frente a la crisis.

 

RESISTENCIA DE LOS HOGARES

 

El estudio también constata una creciente polarización entre los hogares con mayor capacidad de aguante frente la crisis y el resto, puesto que en septiembre de 2012 había una ratio de habitantes por ocupado de 2,65, frente al 3,43 de 1985, lo que explica la mayor resistencia de las familias a la crisis actual.

 

También en septiembre se alcanzó la cifra récord de 1,7 millones de hogares con todos sus miembros en paro (el 9,9% del total), y desde 2007 los hogares con un solo integrante ocupado han aumentado un 14,4%, hasta los 6,1 millones.

 

"Emerge una foto dura de la sociedad española, pero también se explica la capacidad de resistencia de las familias españolas en esta crisis", ha concluido Oliver, a quien ha acompañado durante la presentación el presidente ejecutivo de ManpowerGroup en España, Raúl Grijalba.