Hamilton y Rosberg reanudan su lucha por el Mundial en Spa

Los pilotos de Mercedes Lewis Hamilton y Nico Rosberg reanudarán este fin de semana su intensa batalla por el Mundial de Fórmula 1 en el trazado belga de Spa-Francorchamps, lugar donde se disputará la duodécima prueba del Mundial.

Nico Rosberg llega a Bélgica como líder del Mundial con 202 puntos, 11 más de los que tiene en su casillero su compañero de equipo, Lewis Hamilton. Una distancia que querrá reducir el campeón mundial del año 2008 en un circuito en el que ambos deberían pelear por la victoria, prácticamente sin tener invitados a su fiesta.

Y es que el trazado belga, el más largo del Mundial con sus 7.004 metros, es una pista de velocidad pura donde los pilotos van el 70% del tiempo con el pedal del acelerador a fondo; una velocidad concentrada sobre todo en los sectores uno y tres. En el primero está uno de los puntos más famosos del mundial, Eau Rouge, una 'chicane' en subida que puede llegar a hacerse sin levantar el pie del acelerador.

A ninguno de los dos máximos pretendientes al campeonato Mundial se le ha dado especialmente bien Spa en sus respectivas carreras. Rosberg nunca se ha subido al podio, siendo la cuarta plaza del pasado año su mejor posición en el circuito belga; Hamilton, por su lado, venció en el año 2010, pero ha abandonado hasta en tres ocasiones -2009, 2011 y 2012-.

Por la arquitectura de Spa-Francorchamps el equipo Williams, sobre todo en la figura del finlandés Valtteri Bottas, también tendrá mucho que decir. Podría ser un circuito, por ser también equipos con motor de la marca alemana, para Force India y McLaren, aunque su rendimiento está algo alejado del de Williams.

Los ingleses mostraron una amplia mejoría en el rendimiento de su monoplaza en el Red Bull Ring en Silverstone y en Hockemheim -trazados también en los que la velocidad pura tiene mucha importancia- y tras tener problemas en el revirado Hockenheim, darán de nuevo que hablar en Spa.

Por si fallan los pilotos con motor Mercedes o tienen problemas de fiabilidad, los Red Bull estarán ahí. La escudería austriaca tiene que sacarse un 'as' de la manga como ha hecho los últimos años después del verano si quiere pelearle el Mundial a los Mercedes con alguno de sus pilotos. Sobre todo con un Daniel Ricciardo que viene de vencer en Hungría y que quiere extender su racha en el circuito de la provincia de Lieja.

Por su parte, el campeón de los últimos cuatro mundiales, el alemán Sebastian Vettel, necesita dar un golpe de autoridad. No solo de cara a mejorar su situación en el campeonato, donde marcha sexto, sino también para imponerse a su compañero de equipo, que le ha dominado en ocho de las once carreras que van hasta ahora. El alemán acude a un circuito donde el año pasado empezó una racha histórica de nueve triunfos seguidos con los que cerró el año 2013.

ALONSO, A CONSOLIDAR LAS BUENAS SENSACIONES DE HUNGRÍA

Salvo circunstancias como la aparición de la lluvia o una carrera con varios 'safety car' no debería tener demasiadas opciones a la victoria el español Fernando Alonso. Sin embargo, el campeón mundial de los años 2005 y 2006 aterriza en Spa con el buen recuerdo del podio en su circuito talismán de Hungaroring.

En el país centroeuropeo, el asturiano acabó segundo por una buena estrategia de carrera, pero su posición también se debió al buen ritmo de carrera que mostró el Ferrari. Circunstancias que le tuvieron muy cerca de conseguir la primera victoria del año, pero Alonso, con muchos problemas de neumáticos, acabó cediendo al final la primera plaza a un Ricciardo con gomas más frescas.

El de Oviedo está cuarto en el Mundial de pilotos, a 16 puntos de Ricciardo, y con su habitual tenacidad querrá limar la distancia con el oceánico si los Red Bull muestran algún atisbo de debilidad en un trazado que no les debería ser favorable.

En el bagaje personal, Alonso no llega a uno de sus circuitos más propicios. Jamás se ha subido a lo más alto del podio el español en Bélgica y ha alternado buenas carreras que le han llevado al podio en tres ocasiones, con varios abandonos; siendo especialmente doloroso el del año 2012, cuando en plena lucha por el Mundial, su Gran Premio se acabó en la primera curva, después de un accidente múltiple provocado por el francés Romain Grosjean.

Lo que si tendrá en mente el piloto ovetense es finalizar una vez más por delante de su compañero de equipo, el finlandés Kimi Raikkonen. El campeón mundial de 2007 necesita mejorar su rendimiento -en los primeros once Grandes Premios aún no ha superado a Alonso en carrera- y llega a un buen circuito para él ya que ha conseguido ganar cuatro veces en Spa -2004, 2005, 2007 y 2009-, la última de ellas en su primera etapa en Ferrari.