Hamilton quiere sujetar a Vettel en una carrera marcada por el recuerdo de Bianchi

Entre Mercedes y Ferrari las fuerzas parece que se igualan

El líder del Mundial de Fórmula 1, Lewis Hamilton (Mercedes), afronta el Gran Premio de Japón con ganas de rehacerse tras su último abandono y de sofocar la 'rebelión' de Sebastian Vettel (Ferrari), en un fin de semana marcado por el recuerdo a Jules Bianchi, un año después del accidente que acabó segando la vida del francés.

El 5 de octubre de 2014, la Fórmula 1 vivía su momento más trágico en dos décadas, concretamente desde el fatal accidente de Ayrton Senna en Imola. Esta vez le tocaba a Jules Bianchi sufrir un grave percance en Suzuka, donde se salió a gran velocidad de una pista empapada por la lluvia y chocó con la grúa que estaba sacando el coche de Adrian Sutil.

El piloto francés sufrió graves lesiones que le dejaron en coma y, nueve meses después, su vida se apagó en Niza a poco días de cumplir los 26 años. La profunda huella dejada por Bianchi volverá a relucir este fin de semana, cuando el 'Gran Circo' retorna a Japón para disputar la decimotercera cita del presente Mundial.

Todos los pilotos deberán olvidar las emociones y centrarse en su mejor pilotaje, especialmente Lewis Hamilton (Mercedes), que viene de sufrir su primer abandono del año en Singapur, donde Sebastian Vettel se reivindicó como aspirante al título pese a que todavía le separan 49 puntos del líder del campeonato.

La gran pregunta en Japón, y habrá que ver si en las otras cinco carreras que restan de Mundial (Rusia, Estados Unidos, México, Brasil y Abu Dhabi) será si Ferrari es una amenaza real para Mercedes, que ha completado un campeonato idílico salvo sus dos lunares en Hungría y, el pasado fin de semana, en Marina Bay, donde ni Hamilton ni Nico Rosberg lograron subir al podio

Desde equipo de las 'flechas plateada' han dejado entrever que no tiene explicación para lo ocurrido en Singapur y que existe una inquietud real por lo que pueda pasar en Japón, país donde Vettel es el piloto más exitoso de la actual parrilla con cuatro victorias, aunque Hamilton triunfó el año pasado.

"Seremos fuertes de nuevo, aunque los favoritos son los Mercedes", ha avanzado el piloto germano en Suzuka, volviendo a ponerse la piel de 'tapado' que cada vez le resulta más difícil disimular, ya que suma dos victorias y un segundo puesto en las cuatro últimas carreras. Gracias a esta buena racha, ya le roza los talones a Rosberg, que solo le saca ocho puntos en el segundo puesto de la clasificación de pilotos.

MCLAREN VUELVE A BARRUNTAR UN PANORAMA COMPLICADO

Por su parte, Fernando Alonso (McLaren) llega a Japón tras encajar su enésima decepción de la temporada en Singapur, donde esperaba volver a los puntos en un circuito poco necesitado de potencia y, finalmente, sufrió su séptimo abandono en trece carreras.

En esta ocasión, fue el sobrecalentamiento de la caja de cambios lo que hizo abandonar al asturiano, un apasionado de la cultura japonesa que ha apelado al "espíritu samurai" para animarse en Japón. Sin embargo, no ha ocultado que en su equipo siguen inmersos en "la pretemporada" que está suponiendo este Mundial con vistas a mejorar en el futuro.

Será la carrera de casa para Honda, unánimemente señalada como la responsable de que el nuevo proyecto con McLaren apenas haya experimentado avances en todo este año 2015. El abandono en Singapur de Jenson Button, cuyo futuro en la Fórmula 1 es una incógnita, volvió a confirmar las dificultades del equipo.

Por su parte, Carlos Sainz (Toro Rosso) quiere refrendar su mejoría del pasado domingo, cuando volvió a sumar puntos después de una sequía de seis carreras, y demostrar que sigue manteniendo una buena relación con su compañero Max Verstappen, que se negó a dejarle pasar obviando las instrucciones de equipo. "Al final de la carrera tuvimos una conversación en el equipo y todo está aclarado", ha asegurado el holandés, que fue octavo justo por delante del madrileño.