Hamilton no da tregua y se lleva la cuarta 'pole' en Baréin

Fernando Alonso superó el corte de la Q1 con su 'MP4-30' por primera vez en la temporada y saldrá desde la decimocuarta posición.

El piloto británico Lewis Hamilton (Mercedes) ha logrado la cuarta 'pole position' de la temporada en la calificación del Gran Premio de Baréin, cuarta prueba del Mundial que se disputa este fin de semana en Manama, mientras que los españoles Carlos Sainz (Toro Rosso), Fernando Alonso (McLaren) y Roberto Mehri (Manor) saldrán noveno, decimocuarto y decimonoveno respectivamente.

  

De esta manera, el piloto inglés continúa con su pleno de poles durante esta temporada y consigue la primera en el archipiélago pérsico tras ocho participaciones. Detrás de él se situará el alemán Sebastian Vettel (Ferrari), en segunda posición, mientras que su compañero de equipo, el alemán Nico Rosberg (Mercedes), partirá desde la tercera posición.

  

En la segunda línea, por detrás de Rosberg, estará el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), mientras que los dos Williams, Valteri Bottas y Felipe Massa formarán la tercera línea. El australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), el alemán Hulkenberg (Force India), el español Carlos Sainz (Toro Rosso) y el francés Romain Grosjean (Lotus) completaron el 'Top 10'.

  

Por segunda vez esta temporada, el madrileño Carlos Sainz logró pasar los dos primeros cortes de la calificación y acabó en una meritoria novena posición, siendo el español más destacado en Baréin.

  

Por su parte, Fernando Alonso superó el corte de la Q1 con su 'MP4-30' por primera vez en la temporada y saldrá desde la decimocuarta posición. El asturiano partió desde el principio con neumático blando y llegó a acabar el primer corte en la novena posición, mejorando ostensiblemente los resultados obtenidos a lo largo de otros Grandes Premios de la presente temporada.

   El piloto español corrió mejor suerte que su compañero de equipo, el británico Jenson Button (McLaren). De entrada, tuvo que abandonar al poco de encenderse la luz verde en Sakhir, sin posibilidad de marcar tiempos en la Q1, al quedarse tirado por problemas mecánicos, precisando de la asistencia de los operarios para retirar su monoplaza del circuito.

  

En la Q2, Mercedes y Ferrari mostraron músculo en un intercambio de golpes que fue dominado de cabo a rabo por un Lewis Hamilton intratable sobre el asfalto de Sakhir. Las fuerzas no terminaron de equilibrarse del todo hasta las últimas vueltas del último corte, donde el británico (1:32.571) logró arrebatar una pole que Sebastian Vettel (1:32.982) rozó con la yema de los dedos.