Hallan un 'reloj geológico' que ayuda a determinar la edad de la Luna

El estudio de un equipo internacional de científicos ha hallado un 'reloj geológico' que permite determinar la edad de la Luna. Este método está basado en las mediciones del interior de la Tierra junto con las simulaciones por ordenador del disco protoplanetario del que se formaron la Tierra y otros planetas.

El equipo de investigadores ha simulado el crecimiento de los planetas más cercanos al Sol (Mercurio, Venus, Tierra y Marte) a partir de un disco de miles de bloques de construcción planetaria en órbita alrededor de la estrella. Mediante el análisis de este crecimiento, los científicos descubrieron una relación entre el tiempo en que la Tierra fue golpeada por un objeto del tamaño de Marte para crear la Luna y la cantidad de material añadido a la Tierra después de ese impacto.

Aumentando los detalles en la simulación de la masa de material agregado a la Tierra por acreción, después de la formación de la Luna, el trabajo revela una relación que funciona como un reloj hasta la fecha del evento que formó la Luna. Se trata del primer "reloj geológico" que no se basa en mediciones e interpretaciones de la desintegración radiactiva de los núcleos atómicos para determinar la edad.

El texto, que ha publicado 'Nature', proporciona la estimación de la masa acrecentada por la Tierra después del impacto que formó la Luna. Otros científicos demostraron previamente que la abundancia en el manto de elementos altamente siderófilos, que son elementos atómicos que suelen asociarse químicamente con el hierro de la Tierra, es directamente proporcional a la masa acrecentada por la Tierra después del impacto que formó el satélite.

A partir de estas mediciones geoquímicas, el reloj de reciente creación data de la Luna entre 95 y 32 millones de años tras el inicio del sistema solar.

Esta estimación de la formación de la Luna está de acuerdo con algunas interpretaciones de las mediciones de datación radiactiva, pero no en otras. Pero, según los expertos, el hecho de que se trate de un método de medición independiente y directa, puede ayudar a determinar qué métodos de datación radiactiva es el más útil.