Hallan restos óseos de Ruth y José en la hoguera de Las Quemadillas

El informe pericial apunta a que el progenitor habría construido un horno crematorio valiéndose de una chapa y de ladrillos

Las últimas pruebas realizadas por los peritos indican que los restos óseos hallados en la hoguera de la finca cordobesa de Las Quemadillas corresponden a los niños Ruth y José, desaparecidos el 8 de octubre de 2011 y por cuyo caso se encuentra en prisión su padre, José Bretón.

Según han informado a Europa Press fuentes cercanas a la investigación, el contrainforme realizado en las últimas horas corrobora que los estudios de un antropólogo contratado por la familia materna, que han trascendido esta madrugada, son ciertos y que, por tanto, los restos hallados son de los menores.

En un primer momento se descartó que los restos pertenecieran a los menores ya que se realizaron pruebas científicas que determinaron que correspondían a animales. Sin embargo, el informe del antropólogo contratado por la familia materna y corroborado por los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) ya indicaba que los restos hallados en la finca de Las Quemadillas eran de los pequeños. Pese a ello, los agentes requerían de un contrainforme que certificara que los restos eran de Ruth y José.

Tal y como ha publicado la prensa provincial, el nuevo examen de los restos de la hoguera ha confirmado la existencia de elementos humanos de dos niños de la edad de Ruth y José, todo ello a pesar de la dificultad que entrañaban estos análisis ya que la temperatura de la hoguera, dispuesta de tal forma que la convertían en un auténtico horno, habría podido alcanzar temperaturas en torno a los 800 grados que destruyeron la práctica totalidad del material orgánico.

Al respecto, el informe pericial apunta a que el progenitor habría construido un horno crematorio valiéndose de una chapa y de ladrillos para conseguir una temperatura de más de 800 grados centígrados con el fin de pulverizar los cuerpos de los dos pequeños y borrar huellas.

En concreto, el hallazgo de los restos humanos se confirmó hace 15 días, pero no fue hasta este domingo cuando trascendió la información. Una dificultad añadida es que los restos encontrados no se pueden someter a las pruebas de ADN, pero sí se ha constatado que las muestras pertenecen a dos niños de seis y dos años, las edades que, precisamente, tenían Ruth y José.

LA FAMILIA MATERNA, "MUY MAL"
Juan David López, primo de Ruth Ortiz, madre de Ruth y José, los menores desaparecidos el 8 de octubre de 2011 y por cuyo caso se encuentra en prisión su padre, José Bretón, ha asegurado este lunes que los tres informes, "dos solicitados por el juez y uno realizado por un forense que se ofreció de forma voluntaria", confirman que los restos óseos hallados en su momento en una hoguera en 'Las Quemadillas', en Córdoba, correspondían "a los niños"; "no da lugar a dudas", ha añadido.

En declaraciones a Europa Press, ha destacado que la familia se encuentra "destrozada" después de conocer la noticia, al tiempo que ha recordado que, aunque "desde el primer día los familiares confiaban en que no fuera de este modo y mantenían la esperanza", él "la perdió" después de la conversación que mantuvo en la cárcel con José Bretón, en la que asegura que éste le confesó que "había matado a los niños". "Me hubiera gustado que me hubiera engañado", ha incidido.

Asimismo, ha admitido que, pese a todo, "le hubiera gustado que esto no hubiera sido así" y, por tanto, hubiera tenido otro desenlace, a la par que ha apuntado que Bretón "realizó muy bien la hoguera, ese crematorio propio" para, a su juicio, evitar que se hallaran los restos.

Además, Juan David ha destacado que se encuentra "mal" y ha remarcado que la familia no realizará declaraciones ni hará acto alguno "porque hoy no es el día".

"CONMOCIÓN" EN EL BARRIO"
Por otro lado, la barriada onubense de Huerto Paco, donde reside la familia materna, se encuentra conmocionada por la noticia y los vecinos, "consternados", han mostrado su apoyo a la familia.

Consideran que este día "se pierde totalmente la esperanza" de hallar a los menores con vida, aunque "al ver que pasaba el tiempo y no aparecían, era difícil mantenerla", comenta una vecina. Por tanto, la tristeza es la tónica predominante este lunes en este barrio de la capital.