Hallan ahorcado en una presa al ex de la desaparecida en Boadilla

Sin rastro. Nada se sabe de María Piedad a la que un centenar de efectivos busca en diferentes zonas. En cadena. La ex pareja de la mujer tuvo un accidente laboral y otro de coche antes del fatal desenlace
AGENCIAS / M. S.

La Guardia Civil aún no ha encontrado indicios de la vecina de Boadilla del Monte (Madrid) que desapareció el pasado domingo en la zona de Fuenlabrada que se rastreó en la mañana de ayer, por lo que casi todo el operativo de búsqueda abandonó este lugar por la tarde, según confirmaron fuentes del instituto armado.

Aproximadamente un centenar de miembros de diferentes unidades de la Benemérita buscó a María Piedad García Revuelta, que así se llama la mujer desaparecida, en una zona conocida como Bosque Sur, un espacio verde que une varios municipios del sur de Madrid (Alcorcón, Leganés, Fuenlabrada, Getafe y Pinto) y que discurre prácticamente en paralelo a la conocida vía de circunvalación M-50.

Pasada la una de la tarde de ayer, la mayoría de los agentes decidieron abandonar el lugar, en el que únicamente quedaron miembros especializados de la Unidad de Subsuelo para rastrear más a fondo algunos de los pozos existentes en esa zona, después de que durante horas no encontrasen ningún elemento que haga pensar que la mujer podría estar allí.

El dispositivo total de búsqueda, perteneciente a numerosas unidades, así como helicópteros que por el momento han rastreado el Polígono de Ventorro del Cano, la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte y la zona de Bosque Sur de Fuenlabrada, se dirigieron a estos puntos concretos de los alrededores de Boadilla porque los móviles de María Piedad y Javier, la expareja de ésta, enviaron señales desde repetidores instalados en los citados lugares.

La expareja y compañero de trabajo de la joven, Javier Sánchez–Toledo, apareció ahorcado en un poste de la luz en una presa del término de San Lorenzo de El Escorial. El fallecido se convierte así en el primer sospechoso de la desapación de la mujer, ya que fue la última persona que la vio con vida en la noche del pasado sábado, cuando, después de acudir a la cena de empresa junto al resto de sus compañeros y llegado el momento en el que María decidió irse a casa, fue Javier quien se ofreció a acompañarla.

Desde ese momento, y a pesar de que los padres de la joven recibieron varios mensajes desde el móvil de la desaparecida, no se volvió a saber nada de ella. Al cierre de esta edición continuaban las labores de búsqueda por la zona.

LA CRÓNICA DE LOS HECHOS
El padre del fallecido le dijo que se entregara si había hecho algo
María Piedad fue vista por última vez en la madrugada del pasado domingo cuando tras acudir a una cena con sus compañeros de trabajo en un restaurante de Boadilla dijo que se iba a casa y su expareja, Javier Sánchez-Toledo, se ofreció a acompañarla.

El pasado miércoles a mediodía el cadáver de Javier fue encontrado sin vida, ahorcado de una torre de la luz en el término municipal de El Escorial, aunque según las primeras investigaciones murió el martes por la noche, según fuentes de la investigación.

Las mismas fuentes han confirmado que ese día por la tarde Javier se puso en contacto al menos una vez con su padre, al que llamó a su domicilio de Móstoles, preguntando cómo estaba, momento que el padre aprovechó para pedirle que se entregara si había cometido algún delito, momento en el que el joven cortó la conversación.

Los investigadores también han corroborado que la madre de María Piedad recibió la madrugada del domingo dos mensajes de su hija en los que avisaba de que llegaría tarde y luego explicaba que iba a desayunar a Madrid capital, en concreto a la plaza de España.

El domingo por la mañana, por su parte, Javier fue a trabajar al supermercado Mercadona en el que trabajaba como jefe de mantenimiento y se cortó con una radial, por lo que se dirigió al hospital de Alcalá de Henares con su coche, un Renault Modus con el que posteriormente tuvo un accidente.

Efectivos de emergencias le llevaron hasta el hospital de Alcalá de Henares, donde fue atendido, y al día siguiente Javier pidió la baja laboral, poco antes de que la familia de María Piedad denunciase su desaparición.

La Guardia Civil activó el lunes un dispositivo de búsqueda con agentes de numerosas unidades y helicópteros que ya han rastreado diversas zonas como el Polígono de Ventorro del Cano, la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte y por último, la zona de Bosque Sur de Fuenlabrada, ya que los móviles de María Piedad y Javier enviaron señales desde dichos repetidores.